fbpx

Optimiza sus habilidades motoras finas

Son esenciales para que logre tomar alimentos y llevárselos a la boca. Para esa labor requerirá de fuerza en los pequeños músculos de su mano, los cuales más adelante le permitirán tomarse de los muebles para caminar, abrocharse los botones y hasta escribir. Las evidencias sugieren la existencia de un vínculo entre desarrollo de habilidades motoras finas, lenguaje, alfabetización y desarrollo del cerebro.

Por: Ida Núñez

¿Cómo prepararlo para desarrollar esas habilidades motoras finas?

Todo inicia cuando logra ponerse boca abajo y moverse hacia adelante con la ayuda de sus brazos. Así que prueba a colocarlo en esa posición entre los cuatro y seis meses, fomentará la carga de peso en las manos, le brinda estabilidad a las muñecas y fortalece los músculos de las manos. Sólo asegúrate de estar junto a él para cuidarlo.

Una vez observes que es capaz de mantener su torso levantado, mientras está boca abajo prueba a colocarlo bajo un gimnasio infantil, conseguirás que toque, empuje, gire o se mueva de un lado a otro. Otra excelente idea es ubicar juguetes vibrantes frente a él, como una pelota o sonaja, para que trate de alcanzarlos.

Para aprender a controlar sus manos, primero ofrécele una sonaja, para que trate de sostenerla, con la práctica constante lo logrará; después dale una cuchara para tocar sobre una tapa de plástico o un tambor; conseguirás que desarrolle la coordinación, así podrá apilar bloques de madera. Es momento de que le enseñes a aplaudir.

Entre los ocho y 12 meses, será capaz de tomar alimentos con sus dedos índice y pulgar, masticarlos y hacer sonidos con la boca, cortesía de sus habilidades motoras finas. Así que ofrécele tiras de pescado o pollo, pasta de tornillo, rebanadas de fruta. Te sorprenderá cuando empiece a pellizcar trocitos de un pan, significa que ya es hábil con el agarre de pinza. Prueba a colocar varias galletas frente a él, seguro tomará una con la mano y se la pasará a la otra para agarrar una más. Poco a poco se las llevará a la boca. Adquiere libros con texturas, pues será capaz de pasar hojas y sentirlas entre sus manos.

Juega con él frecuentemente con una cubeta o caja llena de objetos. Sácalos para que trate de introducirlos. Asegúrate de lavar los juguetes continuamente pues se los llevará a la boca; lo que le permitirá posteriormente introducir la cuchara con alimentos y saborearlos. Te maravillará cuando logre sostenerse en pie y tomarse de un sillón para caminar a otro, en esos momentos también es un buen aliciente colocar sus juguetes favoritos al frente para que intente tomarlos.

A los 18 meses, ya podrá realizar actividades más complejas, como agarrar un crayón entre sus manos o sostener un vaso y llevárselo a los labios. Cuida de no llenarlos mucho, para que no se moje en exceso, aunque será parte de su proceso.

Cuando llegue a los 24 meses, ya mostrará la preferencia de una mano sobre otra. Ya manifestará interés para garabatear.

Las fechas que te dimos son aproximadas, porque recuerda que cada niño atraviesa su propio proceso; sin embargo, si notas que no logra realizar alguna de las siguientes actividades al cumplir el año, sería buena idea consultar con el pediatra:

  • No se arrastra para tomar objetos
  • No toma los juguetes
  • No golpea los juguetes
  • No logra aplaudir
  • No recoge alimentos
  • No se alimenta con los dedos
  • No sostiene la mamila
  • Sus manos están cerradas en un puño

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *