fbpx

¿La piel llora?

Cuidados-esenciales-web-sept-RJC

¿Sabías que la dermatitis atópica puede cambiar la vida de tu hijo? Es un problema que afecta del 15 al 20% de la población mundial infantil, señala The Lancet. Descubre qué síntomas presenta y las novedades existentes para disminuir la severidad de este problema, al cual también se denomina la piel que llora.

Por Cecilia Valdez

El ataque

La dermatóloga Paula Torres, informó que se trata de un defecto de la barrera cutánea, que actúa como escudo protector ante alérgenos. Cuando es agredida por ciertos enemigos genera inflamación y en consecuencia, otras reacciones nada agradables como: deshidratación que desencadena comezón y provoca irritación, sequedad extrema y brotes de prurito intenso. Desafortunadamente también disminuye la calidad de vida y hasta produce cambios emocionales adversos.

Debes saber que todos los bebés, niños y adultos cuentan con un microbioma, integrado por bacterias, virus y hongos que viven en armonía en la piel, el cual constituye un muro invisible defensor de ataques externos.

2

Descubre al enemigo

¿Cómo es que la piel pierde su habilidad de proteger? En el caso de la dermatitis atópica, la barrera se encuentra alterada y no logra cumplir con sus funciones; en consecuencia alérgenos o sustancias nocivas penetran fácilmente y crean un desequilibrio causante de una sequedad extrema. No sólo ellos constituyen al enemigo, también hay factores externos que convergen y agravan la situación:

  • Alimentos: huevo, cacahuate, leche, trigo, soya, frutos secos, mariscos y pescados, son los principales causantes de alergias.
  • Irritantes: jabones, geles y detergentes de la ropa.
  • Humedad: del medio ambiente o al sudar mientras se juega o se ejercita.
  • Estrés emocional: que suele generarse cuando la mamá se siente nerviosa, con un recién nacido y el pequeño lo perciben. Los niños son sensibles a situaciones que viven en casa, como peleas frecuentes de los padres, ante las crecientes demandas escolares, que los estresa.
  • Rascado: la sequedad suele incrementarla.
  • Antibióticos: favorecen la inflamación y liberan toxinas, con lo que provocan separación entre las células de la dermis y producen pérdida de agua.
  • Sueño inadecuado: al no dormir lo suficiente o por una mala calidad, debido al roce de la piel con prendas de cama.

Distintas versiones

La buena noticia, es que a pesar de que suele presentarse en el primer año de vida, por lo regular desaparece a los 16 años. Sus síntomas son ligeramente diferentes en diversas etapas de la infancia, según informes del Instituto Mexicano del Seguro Social:

-Dermatitis atópica del lactante: inicia durante los dos primeros meses de edad, se ubica en las mejillas, parte central del rostro, cuero cabelludo, los pliegues de rodillas o codos y las pompis.

Tip experto: en este caso los niños no saben expresar lo que sienten, por ello se sugiere evitar prendas que le rocen o produzcan sudor en exceso.

- Dermatitis infantil: este lapso es entre los dos y 12 años, las manchas de sequedad se ubican en rodillas, cuello, muñecas y párpados. Se recomienda cuidar que las uñas estén cortas, para evitar rasguños al rascarse y se pueda infectar.

Tip experto: es frecuente que los pequeños sufran bullying en la escuela, por las zonas secas en el cuerpo, las cuales se aprecian a simple vista. Debes estar atenta para detectarlo y ofrecerle asistencia.

1

Dermatitis adulta: puede presentare en la pubertad, aunque no se haya presentado en la infancia; se ubica en flexión de extremidades, cuello, nuca, dorso de manos y genitales.

Tip experto: también es necesario evitar el rascado frecuente que deriva en cicatrices.

Al rescate

La dermatitis atópica suele afectar la calidad de vida por el frecuente rascado, el cual provoca dolor y disminuye la atención, en el 60% de los niños escolares, debido a la necesidad de calmar la picazón en las clases y aún por las noches. Por ello se sugiere integrar ciertos cuidados en la vida de bebés e infantes, con la finalidad de bajar la intensidad de los síntomas, de la piel que llora:

  • Baño que no exceda los 10 minutos y con agua tibia. Emplear un dermolimpiador como Lipikar Syndet AP+ de La Roche Posay, sin jabón, exento de perfume y libre de parabenos.
  • No frotar al secar.
  • Vigilar que las uñas siempre estén cortas.
  • Asegurar en la dieta, ingesta de vitamina D y E que protegen de los efectos nocivos de los rayos UV, que suele irritar. Encuéntralas en yema, espinaca y brócoli entre otros.
Lipicar_Producto

Un aliado único

La Roche Posay se ha distinguido por ser pionero en la investigación del microbioma, conformado por microorganismos que viven en armonía en la piel, además de ayudar al sistema inmunológico a combatir agentes externos. Por ello han lanzado la nueva fórmula Lipikiar Baume AP+M, que disminuye la sensación de picazón extrema por largos períodos. ¿Cómo lo logra? Gracias a su fórmula que despliega diferentes batallones para cuidar la piel atópica:

- El Aqua Posae Filiformis, rebalancea el microbioma.

- Mientras que el Microrésyl, inhibe la formación del biofilm generado por la bacteria Staphylococcus, que libera toxinas en la piel y la dañan.

- Repara y nutre, gracias a la manteca de karité.

- Por su parte la Niacinamida, reduce la irritación y calma el enrojecimiento de la piel.

- No podía faltar el Agua Termal de La Roche Posay, que suaviza y refuerza la barrera natural de protección de la dermis.

Se ha demostrado que con el uso constante y gracias a su fórmula AP+M, reduce el tratamiento de medicamentos tópicos, ofrece dos veces menos recaídas, genera 48 horas de hidratación, disminuye la comezón, calma la piel y mejora la calidad del sueño hasta en un 35%. Por sus propiedades también es posible usarla para cuidar la piel del bebé, aunque no sufra de piel atópica.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *