fbpx

Esteriliza los biberones

 

Paso a paso aprende a esterilizarlos.

Por: Clara García

Cuando el bebé nace, aún no posee un sistema inmunológico maduro, lo logrará aproximadamente entre los dos y tres años, de acuerdo con la Unidad de Inmunología del Hospital La Paz, en Madrid.

Lo que implica, una ineficiencia para luchar contra virus o bacterias. Por fortuna la ingesta de leche materna, es rica en glóbulos blancos y se convierte en un gran aliado para brindar anticuerpos al pequeño, de acuerdo con información de Cleveland Clinic.

Por lo anterior, se sugiere durante esos primeros meses limitar el contacto del bebé con visitantes, así como evitar llevarlo a lugares donde se encuentran personas enfermas. Además, es necesario que todos los integrantes de la familia se laven las manos antes de tocarlo, para evitar alguna infección. Por ello es importante la vacunación oportuna, pues constituye precaución vital importante en los bebés prematuros.

Atención a los biberones
Hay pequeños que no gozaran de la protección proveniente de la lactancia materna por diversos motivos, en esos casos el nene será alimentado con fórmulas y por ello se requiere esterilizar los biberones. Este paso adicional a la limpieza con el cual se asegura la eliminación de gérmenes, que pueden quedar pegados en el biberón y sus aditamentos, por ello debes incluir en el proceso, botellas, tapas y tetinas.

Un paso necesario
Cuando se requiere:
- Lo ideal es esterilizarlos desde la primera vez de uso, es decir, una vez que los sacas del empaque.
- Si vas a casa de algún familiar y tienes que recurrir a botellas prestadas.

¿Cómo realizar la esterilización?
Es un proceso que lleva tiempo, pero tu hijo, vale la pena la inversión:

  • Trata de tener un recipiente con jabonadura, sólo para este caso. No lo mezclas con el limpiador que empleas para lavar el resto de los trastes en casa.
  • Lo ideal es que en cuanto termines de alimentar al bebé, laves perfectamente el biberón, la tapa y la tetina; ya que en los restos de bebida se forman rápidamente gérmenes.
  • Tal vez requieras la asistencia de cepillos especiales, para introducirlos en la botella y asegurarte de eliminar con ellos cualquier resto de fórmula.
  • Vigila que no queden restos en el orificio del chupón. Esta tarea requerirá estés al pendiente de cuando se agranden, para remplazarlos y evitar que el pequeño se ahogue al succionar la leche.
  • La regla también aplica si es que debes darle leche materna al nene, con la asistencia de un biberón.
  • Déjalos que se escurran y se sequen.
  • Introduce todo el equipo a esterilizar en una olla grande. Lo ideal, es que ese recipiente sea ocupado sólo para esta importante tarea.
  • Cubre con agua todas las herramientas que te ayudan a alimentar al chiquito.
  • Vigila que no se queden burbujas atrapadas dentro de los envases.
  • Tapa y pon a hervir durante cinco minutos.
  • Evita abrir el recipiente hasta que el agua y el equipo se encuentren fríos.
  • Saca todos los biberones y sacude el exceso de líquido.
  • Lo más seguro es que no ocuparás todos de inmediato; en ese caso, guárdalos dentro de un recipiente con tapa hermética dentro del refrigerador. Sólo sácalos cuando vayas a introducir la leche en ellos.
  • Actualmente existen en el mercado esterilizadores que funcionan con vapor. Sólo debes agregar agua y seguir las instrucciones de uso. Asegúrate de tenerlo siempre limpio.
  • El lavavajillas también suele ser un aliado, pues usa agua caliente para el lavado. Ingresa únicamente los biberones y sus aditamentos en ese ciclo.
  • Cerciórate de tener limpias las manos durante el proceso de lavado e ingreso de los biberones, incluso al momento de sacarlos.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *