fbpx

El lenguaje de la piel

El lenguaje de la piel, el contacto piel a piel es capaz de crear una relación estrecha e incluso aumenta su confianza. Descubre las claves para que lo disfrute.

Por: Alegra Ocampo

Desde temprana edad un bebé es capaz de percibir diferentes tipos de caricias, es una forma de comunicación no verbal. Un estudio realizado por la Universidad de Sahlgrenska en Suecia, a nenes entre 6 y 10 semanas de edad, demostró que sus cerebros eran capaces de detectar la intensidad de caricias, sin importar si estaban despiertos o dormidos, lo cual los ayudaba a procesar mejor las estimulaciones. Así comprobaron que el contacto es importante desde pequeños. El lenguaje de la piel.

 

Estimula la inteligencia

Otro estudio efectuado en el orfanato de Creche en Líbano, detectó que infantes sin estimulación táctil, presentaban importantes rezagos en su desarrollo cognitivo, en comparación con niños que recibieron caricias. Los primeros lograron sentarse hasta cumplir un año, proeza que es habitual entre los siete y ocho meses.

Expresiones sin palabras

Hay diferentes formas de acariciar, un simple toque, abrazar, cargar y hasta unir las narices. Lo mejor es que sin importar si es chiquitín o ha crecido, es fácil usar las caricias para consolarlo, estimularlo, calmarlo, relajarlo o simplemente para decirle “te quiero”; son un recurso para hacerlo sentir seguro y fomentar su autoestima. Las caricias son para los infantes como el sol es para las flores.

Felicidad a flor de piel

Mientras acaricias a tu hijo, logras que secrete oxitocina, hormona que actúa sobre el cerebro y los músculos para promover una relajación gratificante. Incluso ayuda a que duerma mejor por las noches.

Atención especializada

Lo ideal es que en diversas rutinas de cuidado de la piel del bebé, uses las caricias para complementar esa atención especializada que sólo tú le brindas. Es vital emplear productos hipoalergénicos y humectantes como los que conforman la línea Baby Magic Mennen, que son recomendados por la Sociedad Mexicana de Pediatría.

 

Rutinas sensoriales

Baño placentero

  • Aprovecha el baño, enjabona tus manos con el Jabón Baby Magic Mennen y pásalas suavemente por su cuerpo. Te aseguramos que recibirás una sonrisa de agrado. Asegúrate de enjuagarlo con abundante agua tibia.

  • Después de secarlo, aprovecha para esparcir la Crema para Bebés con UV Baby Magic Mennen con suaves movimientos circulares, lo relajará y humectará su delicada piel.

Sueño profundo

Antes de dormirlo, prueba a darle un suave masaje:

  • Toma un poco del Aceite para Bebés de Baby Magic Mennen.
  • Desliza entre su pecho, espalda y brazos, con tus manos.
  • Cuida de realizar suaves movimientos circulares.
  • Espera una hora después de darle de comer, para hacerlo, así no interferirás con su digestión.

Cambio de pañal

  • Una vez que lo limpiaste puedes aprovechar y masajear sus piernas.
  • No necesitas hacerlo prolongadamente, unos simples movimientos con un poco de la Crema para Bebés con UV Baby Magic Mennen, bastarán.
  • Acuérdate de esparcir en sus pompis el Talco para Bebés Baby Magic Mennen, para evitar rozaduras.

 

Los abrazos también cuentan, así que también puedes suministrarlos en grandes dosis para proporcionarle bienestar, tranquilidad y estrechar su vínculo. El lenguaje de la piel.

 

You may also like...

1 Response

  1. MyronLible dice:

    plenty of fish dating site of free dating
    personal ads free

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *