fbpx

Conviértete en una mamá presente

Aprecia la vida que transcurre frente a ti en este preciso instante, en compañía de tu hijo, enséñale la importancia de vivir aquí y ahora.

Por: Pily Milego de Sáastah conecta con tu luz

¿Qué pasa por tu mente mientras lees este artículo? Posiblemente tus pensamientos brinquen de tu teléfono, a la lista de tareas pendientes que tienes por hacer el día de hoy: preparar la papilla del bebé, cuando sacar la cita con el pediatra, que falta en la despensa para tu próxima visita al súper o que película quieres ver cuando logres dormirlo.

No pierdas preciosos momentos

Tu mente se distrae con casi cualquier cosa, especialmente si no la tienes entrenada, para auto regular la atención que le destinas a algo y sólo piensas en los acontecimientos del momento presente. Una mente dispersa pasa por alto la felicidad, emoción o pensamientos que sientas en este momento, por temor a lo que vendrá en un futuro o añoranza de tiempos pasados.

¡Atención!

Practicar la atención plena, también conocido como mindfulness es una técnica sencilla, enfatiza en llevar la atención al momento presente, para apreciar la vida mientras transcurre y aceptarla, sin una opinión de por medio y sin juzgar. Eres capaz de hacerlo, sólo debes decidirlo y ponerlo en práctica.

Seguramente pensarás que no hay tiempo para hacer mindfulness, cuando tienes la responsabilidad de dedicarte a tu bebé, 24 horas por siete días durante 30 días del mes. ¿Sabes qué? No hay mejor momento para vivir plenamente el presente, que todos y cada uno de esos instantes en los cuales te encuentras con tu hijo. Cuando eres madre y sobretodo primeriza, es normal sentirte por momentos sumamente estresada, así que una dosis de atención plena no estará de sobra.

¿Es posible lograr la atención plena con niños en casa?

Cuando tienes un bebé o hijos muy pequeños, la práctica de mindfulness, suele ser profundamente benéfica, no sólo para cuidarlos a ellos, también para tu propio bienestar.

No te imagines que necesitas apartarte de él y desaparecer, para poder meditar a solas, en silencio y entrar en estado Zen; situación prácticamente imposible. Qué opinarías si te digo: “practicar la atención plena con tu nene es  tan simple, como sostenerlo en brazos y mantener contacto visual, con una actitud amable y cariñosa”. Aprovecha esos momentos para no hacer nada más y tómalo como una oportunidad de estar en calma y practicar mindfulness, con tan sólo concentrarte en el suave toque con ese ser indefenso, lo que se siente tenerlo en tus brazos; fíjate en el ritmo de su respiración, siente su calidez y aspira su olor.

Otros momentos en que puedes practicar la atención plena, es mientras le ofreces tu pecho para lactar, al momento de bañarlo, cuando lo arrullas, en fin; con la práctica podrías volverte experta y disfrutar cada momento, en lugar de sentir ansiedad y estrés.

Atención plena en compañía

Si tienes chiquitos en casa que ya no son tan bebés, te señalamos acciones a realizar con ellos para estar presente:

  • Siéntate junto a él, cuando efectua alguna actividad y simplemente quédate a su lado en silencio. Disfruta su presencia y deja que note la tuya. También aprovecha para vivir el momento, mientras se divierten juntos en alguna actividad como dibujar, crear figuritas con plastilina o preparar unas ricas galletitas.
  • Escúchalo, pero de verdad sin juicios o interrupciones. Puedes ponerte a su altura, mirarlo mientras esté hablando; aunque quizá sólo balbucee, asiente con la cabeza y hazle sentir, que pones atención a sus expresiones.
  • Llévalo a la ventana y observen los detalles detrás del cristal. Escuchen el canto de los pájaros, observen las mariposas que pasan, aprecien el color del atardecer, la sensación del viento en la cara, busquen formas en las nubes y disfruten contando las estrellas de la noche.
  • Comparte una meditación para niños, cuando los veas desbordados de energía. Basta con acostarlos en el piso y pedirles que respiren lentamente mientras observan cómo se infla y desinfla el abdomen, al compás de las inhalaciones y exhalaciones. Logra que lo realicen entre cinco veces y listo.

Aplicar la atención plena mientras aprendes a ser mamá, ayudará a que te tomes todo con más calma, te angusties menos y disfrutes enormemente del crecimiento de tu vástago.

Sé una mama presente.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *