fbpx

Contar con un buen pediatra

Por: Claudia Rodríguez Acosta, psicoanalista

La maternidad tiene muchos momentos difíciles y caóticos por lo cual se requiere de personas profesionales y capaces de apoyar, acompañar y ser un soporte para los padres.

Si bien los consejos y remedios de las abuelas, de las tías, amigas bien intencionadas y amorosas son muy valiosos, no podemos poner en juego la salud de nuestros hijos. Es vital contar con un pediatra en quien confiemos, que sea profesional y ético, esto es, que tenga experiencia, seriedad y para quien lo más importante sea el bienestar de sus pacientes.

Aguja en un pajar
Encontrar un buen pediatra puede ser tan complicado como encontrar pareja, requiere muchas veces de un recorrido por varios lugares, varias recomendaciones, ensayos y errores, hasta encontrar a aquel con quien hagamos equipo como mamás y podamos confiarle la salud de nuestros hijos.

Sé que muchas mamás prefieren los remedios de la abuela o las gotitas que recomienda la vecina, creo que es importante que cada madre haga lo que le parece mejor para sus hijos, sin embargo, hay que considerar que los tiempos cambian, las circunstancias no son iguales, cada niño es diferente y muchas veces es mejor pedir una opinión profesional, de alguien que ha estudiado varios años, que se ha formado en hospitales y clínicas atendiendo varios casos, de alguien que tiene una formación especializada.

Brigada de crianza
Encontrar a un buen pediatra nos va a permitir trabajar en equipo durante mucho tiempo, al menos durante los primeros años de nuestros niños, y poder recibir información profesional no sólo cuando los pequeños se enfermen, sino cuando sea necesario asesoría sobre temas como:

  • La lactancia
  • La alimentación
  • El crecimiento

Las vacunas

Puede sonar secundario cuando hay tantos otros asuntos de la maternidad que atender, pero si nos detenemos a pensarlo, contar con un buen pediatra nos ahorrará noches en vela, sustos, hospitalizaciones innecesarias, tiempo y sobre todo, complementa el trabajo en equipo que como madres necesitamos tanto.

¿Cómo saber si cuento con un buen médico para mis hijos?

Cada quien definirá lo que busca y necesita para sus niños, aunque como lineamientos generales es oportuno considerar que un buen pediatra:

- Tiene disponibilidad para aclarar dudas y responder preguntas.
- Sabe lo demandantes que podemos ser las madres y si bien pone límites, siempre está dispuesto a estar presente en momentos difíciles.
- Sus tratamientos funcionan y podemos ver cómo nuestros hijos mejoran.
- Les dedica el tiempo necesario a sus pacientes, los escucha y los revisa. Conoce e identifica sus casos y les da seguimiento.
- Habla con los niños, les explica y los tranquiliza.

Ya que lo encontremos será muy importante no soltarlo, hacer equipo con él para todos los asuntos de salud y confiar. Ya que si escuchamos todos los consejos y remedios que nos dan familiares, terminaremos más confundidas y en algunos casos lejos de ayudar, eso podría perjudicar el bienestar de nuestros hijos.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *