fbpx

Asistente de cocina

 

Las vacaciones se aproximan y pedirle que te ayude a preparar los alimentos, los unirá y le brindará herramientas para su independencia. En efecto, empodéralo, descubre cómo.

Por: Alegra Ocampo

Tal vez en los días ajetreados y rutinarios, pensarías ni loca para ocasionar un caos en la cocina con un pequeño; sin embargo, ¿en las vacaciones no sabes cómo entretenerlo? Llevarlo a la cocina podría convertirse en una actividad divertida, dónde además de ayudarte logrará desarrollar habilidades, mientras todos se divierten.

Lugar feliz
Es un sitio ideal para empezar a enamorarlo de la comida e involucrarlo con las texturas, colores, aromas, sabores. Al sentir propiedad con lo que preparó, aumentará su interés por ingerirlo, así que también es una excelente oportunidad, para invitarlo a comer nuevas verduras o platillos. Lo mejor, es una genial idea para crear historias de familia, que siempre recordará.

Actividades fuera de serie; no te compliques ni mueras del miedo, sólo es cuestión de que lo mantengas alejado de cuchillos y del fuego, es una regla que deben aprender si quieren estar en la cocina contigo. Te aseguramos que la seguirá, si le explicas que es peligroso porque puede cortarse o quemarse y le dolerá.

Pequeñas labores
Si están listos comencemos con las tareas que puedes seleccionar para que esta aventura sea exitosa:

-Planeación, selecciona recetas a elaborar fácilmente y que él pueda colaborar en su preparación, como lavado e incluso guardado de algunos ingredientes. También es vital te asegures de tener a la mano todos los ingredientes, pues no querrás ver su cara de frustración, cuando no consigan preparar las galletas de jengibre, porque se te olvidó comprar la mantequilla.

- Selección de recetas, pídele elija que comerán. No se trata de complicarse, tal vez la opción sea preparar un refrigerio, para comer mientras ven una película. Incluso elaborar un chocolate con malvaviscos, para beberlo mientras le cuentas una historia, será entretenido para él.

- Compras divertidas, puede ser más sencillo si seleccionan varias recetas, y después van por las compras. A su regreso colocan en un calendario que día prepararán cada platillo. Te aseguramos que esperará con ansia ese momento del día.

-Dale a probar, no esperes hasta terminar para que coma, pues un niño hambriento no es buena idea en la cocina ni en otro sitio. Es el momento ideal para que pruebe nuevos sabores. Dale una aceituna, cuadritos de queso o jitomates cherry de colores.

- No hay que correr, deben contar con tiempo suficiente para desarrollar las recetas, lo que implica que no lo hagan si son las 2:00 P.M. y planeas que coman a las 2:30 P.M. Es crucial que disfruten y además tengas el tiempo necesario para elaborar platillos y contestar sus preguntas.
- Prepáralo, ponle su propio mandil, porque seguramente terminará hecho un batidillo. Debes estar preparada para limpiar, pero vale la pena invertir tiempo en familia.
- Sana convivencia, canten, beban un rico ponche o tal vez un batido de chocolate. No hay límites para la diversión.
- Respeta sus tiempos, los más pequeños tienen diferentes lapsos de atención. Así que si decide abandonar la misión antes de terminar no te sientas frustrada. No olvides darle las gracias por su cooperación, lo animarás a regresar.

Tareas para cada edad
Es fácil que participe, sólo es cuestión de asignarle actividades que logre realizar: - 2 a 3 años: mezclar, verter ingredientes, machacar, lavar y secar verduras o frutas; aplicar huevo o aceite con un pincel de repostería.

- 4 a 5 años: romper huevos, usar un molinillo de pimienta, medir ingredientes, decorar galletas y pelar frutas con las manos.

No olvides enseñarle que debe lavarse las manos, al igual que frutas y verduras. Es una excelente oportunidad para que aprenda sobre el orden, si le pides que te ayude al finalizar.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *