fbpx

Apego, clave en su desarrollo

Antes del nacimiento, se forma una conexión entre madre y bebé, que creará una relación única entre ellos, en un futuro permitirá al pequeño satisfacer, las necesidades sociales y de vínculos con otras personas. Descubre la importancia de establecer un apego seguro con tu hijo.

Un bebé requiere satisfacer necesidades físicas básicas, como dormir y comer con ayuda de mamá o papá. Al proporcionarle amor y cuidados afectivos, conseguirás brindarle seguridad y fortalecer su estado emocional, de acuerdo con Andrea Díaz, psicóloga y experta de Huggies Supreme.

Al cubrir ambas necesidades, físicas y emocionales, se ayuda a que su desarrollo marche conforme a lo esperado, al tiempo que se crea una comunicación excelente entre mamá y el bebé, la cual después se convertirá en una de las bases más importantes, para el desarrollo del lenguaje, cognición y socialización del niño.

Sólidos cimientos

El lenguaje se adquiere con la interacción y la experiencia, puesto que desde temprana edad, los pequeños comprenden su entorno y a darle un significado, lo logran a través de muy variadas formas:

  • Al nacer, comunica sus necesidades de forma no verbal con llantos y sonrisas, que al inicio se manifiestan de forma refleja, a lo cual, los padres responden ante ellas con contacto, ya sea meciéndolo para que se calme, abrazándolo, sonriéndole o besándole y es justo ahí, cuando aprenden a elaborar un mensaje para que lo atiendan. De estas experiencias prematuras, surge uno de los puntos más importantes para el desarrollo del lenguaje, la intencionalidad.
  • Por otro lado, cuando comienza a balbucear, se convierte en algo muy divertido y dulce. Los adultos suelen imitar los balbuceos o jugar, a que tienes grandes conversaciones con él. Al realizar esta sencilla práctica le enseñas, a hablar, en un mismo idioma para comunicarse; además de que continúa favoreciendo la atención, el contacto visual y afectivo con tu hijo.
  • Al mes, domina la diferencia entre “pa” y “ba”, y a los dos meses, reconoce variaciones acústicas, de una sola palabra o la misma, en diferentes hablantes y ritmos; incluso puede diferenciar dos lenguas que se hablan a la vez. Conforme va creciendo y antes de que cumpla un año, habrá desarrollado prerrequisitos no verbales, que le permitirán pronunciar sus primeras palabras.
  • Cuando se acerca a los cuatro meses, empieza a explorar su entorno, las conductas que antes eran reflejas como llorar o sonreír, ya no lo son y los papás interpretan los mensajes por lo general, como peticiones; por ejemplo, cuando llora la mamá dice “ya tienes hambre mi amor, vamos a darte tu leche”. Conforme va creciendo aprende que al señalar y

vocalizar, también obtiene cosas; de estas diferentes formas se manifiesta la intencionalidad en la comunicación, del hijo a la mamá.

  • Los padres comúnmente interpretan con facilidad los deseos de su nene, sin mayor esfuerzo; sin embargo, al crecer, sus interacciones se hacen más complejas, así que comienza a aprender sonidos y palabras, para comunicar, por ejemplo, al expresar “mamá” se dará cuenta, que tiene tu atención por completo. Lo mismo sucederá con gestos, como decir “hola” o “adiós” los cuales son comunes y varían dependiendo de la cultura.

Atenciones precisas

Como hemos explicado hasta ahora, la llamada lengua materna, se adquiere a través de las múltiples experiencias y contactos con el bebé. Desde las rutinas diarias como alimentarlo, bañarlo, hasta los juegos, las canciones y rimas, e incluso el cambio de pañal. En estas tareas puedes motivar, el proceso de “atención conjunta” al mostrarle un peluche e interactuar con él; mientras observa el objeto, consigues darle referencias y decirle: “Mira el oso mi amor, está muy bonito y es de color café, ¿te gusta, verdad que sí?”.

La elección del pañal que cuide su piel, es otra forma de atender sus necesidades, actualmente existe una nueva versión, con cubierta algodonosa y respirable Air Fresh de la línea Huggies Supreme, que le proporcionará suavidad mejorada, protección a su piel y lo mantendrá seco y cómodo.

De acuerdo con la especialista, todas las experiencias que implican el contacto físico, emocional y verbal, ayudan a los bebés a ir construyendo el mundo, mediante estructuras mentales y cognitivas, que le permitirán desarrollar nuevas habilidades como poner atención.

Invaluables resultados

Es fascinante como esos momentos, por simples que parezcan, puedan brindarle el aprendizaje necesario, para en un futuro poder establecer, comunicación verbal y de diversos tipos con otros. Dar referencias al pequeño sobre las cosas a su alrededor, mientras se tiene contacto físico y afectivo con él, son puntos importantes para el desarrollo del lenguaje; además pondrás a su alcance herramientas y habilidades, para mantener relaciones sanas con diferentes personas, aprenderá a comunicarse y tendrá la capacidad de afrontar el mundo que lo rodea.

Todas las mamás y bebés, son diferentes y cada uno forma una relación única. Confía en ti y en las pautas que tu bebé, te vaya dando para satisfacer sus necesidades.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *