fbpx

Alerta roja, mastitis

 

¿Estás lactando? Presta atención ante los siguientes signos en el busto, sensibilidad extrema, inflamación, dolor y enrojecimiento son algunos de los síntomas de la mastitis, conoce más al respecto.

Por: Emmy Kelly

¿De repente empiezas a experimentar síntomas similares a los de la gripa? Pero, no hay estornudos ni fluye mucosidad, es probable tengas mastitis. Es común en las madres lactantes, especialmente en los dos primeros meses de vida del bebé y se trata de una infección. Por fortuna es posible seguir amamantando al pequeño, mientras tomas el tratamiento para eliminarla, de acuerdo con Michigan Medicine: University of Michigan.

Además de los síntomas antes mencionados, suele generar diminutos bultos en las mamas, escalofríos, agotamiento, molestias o una sensación caliente al tocar el busto y hasta fiebre.

¿Por qué se desencadena?
Varios factores la provocan, de acuerdo con Mayo Clinic:

  • Cuando el bebé no se sujeta correctamente al busto y no hay extracción de la leche por largos períodos, se irrita el pezón.
  • Existe una obstrucción, generada porque no se vacío el seno durante la alimentación al bebé y se produce un estancamiento, que induce a la leche a regresarse e infecta la zona.
  • Al ingresar alguna bacteria, que se encuentra en la piel o proveniente de la boca del nene, a través de un pezón agrietado.
  • Nutrición deficiente de la madre.
  • Un sostén demasiado ajustado que limita la circulación de la leche.
  • Cansancio o estrés excesivo, que disminuyen la eficiencia del sistema inmunológico.

S.O.S.
Lamentablemente si no se trata oportunamente, es probable que se complique y se presente:

  • Inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Dolor en la axila en el seno donde se ubica la infección.
  • Elevación de la frecuencia cardíaca.
  • Absceso mamario, que se detecta como un bulto doloroso y duro.

Tratamiento a seguir
Estas son algunas de las recomendaciones que sugiere la Leche League International:

  • Es indispensable acudir al médico ante los primeros síntomas, ya que al tratarse de una infección se requerirá de antibióticos para erradicarla.
  • Aplicación de compresas en el busto, antes de amamantar al bebé. Deben alternarse tibias con frías para un mejor resultado.
  • Masajea suavemente la zona, antes y durante la lactancia.
  • Aumenta tu ingesta de líquidos y elimina bebidas gaseosas.
  • Lo ideal es amamantar a tu hijo, primero con el seno que está libre de infección y después pasarlo al afectado.
  • Asegúrate de colocar al nene en una posición correcta, que le permita succionar fácilmente.
  • Si el chiquito, no es eficiente con la extracción, emplea un extractor para vaciar el seno.
  • Limita la ingesta de sal, para evitar la retención de líquidos.
  • Introduce el pezón en agua tibia, después de alimentar o extraer la leche, para evitar que queden restos, que pueden convertirse en un caldo de cultivo de bacterias.
  • Descansa.
  • Una ducha caliente y un suave masaje en el busto, también suelen brindar alivio.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *