fbpx

Agenda para relajarse

Mientras las transformaciones inminentes continúan a lo largo de la gestación, es muy probable que un torbellino de emociones y preguntas te asalten. Lo que puede generarte estrés y crear efectos negativos. Aprende a relajarte a lo largo del día.

Por: Alegra Ocampo

No eres la única, es muy común que las embarazadas se sientan al límite a diario, pues hay situaciones que no saben cómo enfrentar; deben tener múltiples cuidados e incluso en ocasiones pecan de obsesivas. Las preocupaciones constantes, parecen robarse la calma y la futura madre vive constantemente estresada, sin encontrar el equilibrio.

Pero, ya no estás sola con tu carga de ansiedad, ese pequeñito depende de ti. Las hormonas del estrés, pueden concentrarse en el líquido amniótico y a largo plazo, el feto corre el riesgo de desarrollar enfermedades físicas o mentales en la vida, como trastorno por déficit de atención o problemas cardiovasculares, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Zurich. También se  descubrió que el estrés físico de la madre, suele cambiar el metabolismo del feto e influir en el crecimiento de la placenta; así mismo, los investigadores hallaron que el bebé está protegido, cuando hay episodios ocasionales de estrés, pero no cuando son largos períodos, pues se incrementa la liberación de la hormona cortisol y la placenta podría suministrarla al pequeño al igual que nutrientes.

Apuesta por la relajación

Así que lo ideal sería integrar en tu rutina diaria, técnicas de relajación que no sólo reducirán la ansiedad producida por el estrés, también suelen disminuir las tensiones del cuerpo y aumentar los niveles de serotonina, lo cual te brindará claridad mental, mejorara tus ciclos de sueño y hasta optimizarán tu sistema inmune.

Elección precisa

Uno o varios de los siguientes métodos se pueden convertir en tus aliados:

  • Yoga prenatal: por fortuna se ha comprobado la existencia de 26 posturas seguras, para realizar durante los tres trimestres del embarazo. El estudio publicado en la revista Obstetrics & Gynecology, realizado a 25 mujeres gestantes, monitoreadas durante 24 horas, al efectuar los ejercicios y después, demostró que no provocaron cambios cardiacos fetales o en la madre, tampoco contracciones o sangrado vaginal. En tu cuerpo desarrollará flexibilidad, movilidad y fuerza. No sólo reduce la ansiedad, también genera una protección contra la depresión prenatal. Pregunta a tu médico si es seguro en tu caso. Ahora existen alternativas, para realizar las prácticas en casa a través de videos.
  • Relajación muscular: libera la tensión de todos los músculos corporales. Consiste en ir tensando cada parte del cuerpo, mientras se inhala, se contiene la respiración y después se exhala mientras se libera la tensión. Se puede empezar por las plantas de los pies, continuar por piernas, abdomen, brazos, manos y mandíbula. Un análisis publicado por Journal of Midwife & Women´s Health, demostró que, al acompañar esta técnica con música, se logra reducir el dolor lumbar, muy frecuente en las embarazadas durante el tercer trimestre.
  • Respiraciones: asegura un mejor suministro de oxígeno al feto, mientras calma la mente, reduce el ritmo cardíaco, ayuda a controlar las emociones e incluso logra te duermas más rápidamente. Sólo tienes que sentarte cómodamente, cerrar los ojos, mientras vas relajando tu rostro y cuerpo, al aspirar profundamente por la nariz en cuatro tiempos y exhalar también por la nariz en ocho tiempos. Repite al menos 10 veces para gozar de sus beneficios.
  • Meditación: la idea es concentrarse en la respiración, mientras las ideas pasan y logras despejar la mente. Hay que trabajar día a día para obtener la calma esperada, al concentrarte sólo en el presente. Con la práctica paulatina te conectas mejor con tu cuerpo, te olvidas del estrés y tienes un mejor estado de ánimo. Incluso te permitirá tener una mejor experiencia de parto.
  • Baño caliente: guárdalo para el final del día, sentirás como el agua tiene la virtud de llevarse los pensamientos caóticos, al tiempo que relaja tus músculos y la mente.

Incluye una o varias de las técnicas en tu agenda diaria, para obtener resultados. Recuerda que la constancia es básica. Por último, debes saber que la relajación también reduce las posibilidades de parto prematuro y bajo peso del bebé al nacer.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *