fbpx

ABC de la nutrición de los 2 a 5 años

La adquisición de hábitos nutricionales y saludables, tomados de la mano del ejercicio, serán decisivos en el desarrollo físico e intelectual de los dos a los cinco años de edad.

 

Por: Gabriela del Fueyo, Farmacobióloga

  

Las actitudes positivas que aprenda respecto a los alimentos, las llevará en su vida futura. Por ello, es vital establecer un horario no estricto pero sí regular, que incluya el desayuno y comidas organizadas, para brindarle los requerimientos energéticos diarios.

 

Claves

1- El consumo de alimentos no será uniforme, realizará comidas muy abundantes y otras escasas. Si la ganancia de peso y talla es la correcta no te preocupes. No vale la pena adoptar una actitud exigente, ni tratar que realice una ingesta regular en las comidas, pues podría resultar contraproducente y provocar una actitud de rechazo.

 

2- Las necesidades calóricas varían: 1.200 Kcal para niñas y hasta 1.400 kcal en niños. Escuchar y respetar las necesidades alimentarias de tu hijo, es básico, sólo asegúrate de que su dieta sea:

• Adecuada

• Suficiente

• Completa

• Variada

• Equilibrada.

 

3- En esta etapa de la vida el pequeño se habituará al consumo de snacks, los cuales no deben constituir parte importante, del aporte energético total diario. Lo ideal es brindarle alimentos con nutrientes equilibrados, como los cereales, frutos secos o fruta.

 

4- Integra a su dieta diferentes nutrientes con variaciones de presentación, sabores, colores y texturas, le permitirán crear sus preferencias. Repetir esta oferta en diversas comidas ayudará, a que seleccione alimentos de alta calidad nutricional, y evitará actitudes de rechazo frente a algunos grupos de alimentos como frutas, verduras, pescado, etcétera.

5- Restringe los alimentos chatarra o ultraprocesados, ya que si el niño los ingiere habitualmente, estimularás un mayor consumo de éstos. Inclúyelos esporádicamente.

 

6- Entre los cuatro y cinco años aprenderá a usar el cuchillo, por lo que la recomendación es que se utilice cubiertos anchos, romos, sin punta, para facilitar su manejo y evitar accidentes.

 

¿Cómo dividir la alimentación?

La base fundamental de una buena alimentación, en niños tiene que estar basado en frutas verduras, cereales, legumbres, grasas saludables como el aceite de oliva, pescado y carnes. Lo ideal es fraccionarla en tres comidas principales al día y dos snacks o colaciones.

- El desayuno es una de las comidas principales del día, pero no pasará nada si un día no le apetece y a media mañana ingiere un buen snack con nutrimentos saludables.

 

Es vital, en periodos de crecimiento o actividad física importante y es compatible con la ingesta de un alimento a media mañana, constituida por una pieza de fruta, un lácteo y unos frutos secos por ejemplo.

 

- La comida del mediodía es la que aporta globalmente más energía, proteínas y grasas; se debe tener en cuenta la preparación, el tamaño de las raciones que incluyan macro y micronutrientes en especial calcio, folatos, zinc y hierro.

 

El menú puede consistir en un primer plato a base de verduras y legumbres, pasta o arroz; un segundo plato de carne magra, pescado o huevos. El postre no es necesario porque en los dos snacks, desayuno y meriendas incluye fruta. La carne debe prepararse de manera que se facilite la masticación (albóndigas, carne guisada, etc.) y se debe evitar la presencia de espinas en los pescados. Intenta ser creativa al momento de preparar los alimentos. Cuécelos en horno, papillote, plancha y evita freírlos.

 

- Cena, forma parte de una dieta equilibrada y puede convertirse en el momento para convivir con la familia. Debe ser más ligera y sencilla que la comida. Bríndale: ensalada, verduras al vapor, cremas o sopas; como complemento una pequeña dotación de pescados, carnes o huevo.

 

Lo ideal, sería ofrecerla al menos una o dos horas antes de acostarlo, para ayudarle a dormir y tener un mejor descanso.

 

- Snack, se sugiere uno o dos dependiendo del nivel de actividad física, recuerda que son pequeñas raciones de entre 100 y 150 calorías, opta por lácteos, frutas, verduras. Evita el hábito del picoteo frecuente.

 

Importante

- No olvides hidratarlo con agua natural o de frutas a lo largo del día.

- Complementa la dieta con 60 o 90 minutos de ejercicio, adaptado a la edad y preferencias del niño.

- Todos los días como mínimo se deben consumir cinco piezas de frutas y verduras al día. Evita los jugos en que no se aprovecha la fibra.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *