fbpx

6 tips para olvidar el estrés

Sencillos cambios en las rutinas pueden lograr que te olvides de la ansiedad y brindarte la energía necesaria para continuar con tu día.

Por: Cecilia Valdez

Un día normal de una madre comienza muy temprano, para preparar el desayuno o lactar al pequeño; después hay que correr a llevar al chiquitín a la guardería o el kínder, sin importar si tuviste tiempo de aplicarte crema hidratante en el rostro.

Cuando abres tu bolso para sacar un labial, descubres que tu nene lo uso como marcador y está prácticamente inservible.

Tras una larga jornada en el trabajo, hay que recoger al angelito, pasar por las compras, volver a casa, darle de comer nuevamente, jugar con él, bañarlo, leer un cuento y regresar a la cocina que parece un campo minado.

Cuando por fin terminas de arreglar la casa, penosamente te arrastras hacia tu habitación y te quedas dormida con el control en la mano.

¿Te suena familiar? Seguro quieres gritar y salir corriendo, pero tu vástago te despierta con su llanto, pues es momento de su toma nocturna o simplemente tuvo una pesadilla.

Todas estas escenas son parte de la vida cotidiana de una madre, que tiene sus recompensas, por supuesto; sin embargo, te mantienen estresada y agotada, primero porque es recién nacido, después porque descubre el mundo y luego porque está listo para el kínder y así continua la historia.

Lo peor del asunto es que una madre estresada transmite su estado anímico a los niños que se tornan irritables y hasta desobedientes, lo que puede elevar tu nivel de fatiga.

Tiempo fuera

Seguro parece imposible arrancar unos cinco minutos de esta ocupada agenda y ya no digamos una hora. Pero, así como te las ingenias para ordenar la ropa de tu hijo y encontrarla, también es importante que dispongas de tiempo para ti. Te sorprenderá como recargas energía con esos pequeños lapsos.

Prepara el escenario

* Es importante que esos episodios sean sólo tuyos, ya sean cinco minutos o media hora.

* Tal vez en tu habitación puedas colocar un pequeño sillón con unas flores, para que logres sentirte en tu espacio. Si únicamente es posible encerrarte en el baño, guarda tus productos de belleza o tu libro favorito en una cajita, para que los uses.

* No dejes tirados tus libros o productos de belleza, para que los encuentres al siguiente día y no pierdas tu valioso tiempo en buscarlos.

* Pídele a las abuelas o tías te ayuden a cuidar a tus pequeños durante lapsos de tiempo, que necesites.

Citas contigo

Tal vez no es posible realizar cada una de nuestras recomendaciones, pero al menos trata de efectuar una al día.

* Levántate 15 o 20 minutos antes que todos, prohibido revisar tu teléfono o la computadora. Qué tal si te preparas un jugo energizante que además agilizará tu tránsito digestivo. Sólo tienes que licuar una rebanada de piña, una rama de apio, 1⁄2 taza de jugo de toronja y un nopal. Bébelo tranquilamente mientras disfrutas un capítulo de tu libro favorito en turno.

* Elimina los momentos estresantes; es decir, si todo es un caos en la mañana deja arreglada tu ropa y la de los pequeños, coloca tu bolso y las mochilas en la puerta. Ahorrarás tiempo que se traducirá en un día con menos tensión.

* Refréscate e hidrata tu rostro, sólo tienes que rociar Minerals in the Mist de Youngblood, que contiene antioxidantes para desaparecer el aspecto opaco y vitaminas A y E para suavizar. Elige entre Refresh que tonifica con toronja de california y mandarina si tu cutis es graso o Restore con toronja, ralladura de limón que vigorizan tus sentidos. Úsalo antes y después del maquillaje.

* Respira y es algo que puedes hacer con los pequeños, sólo tienes que implementar el momento de inflar globos. Mientras lo van llenando se obligarán a aspirar y exhalar, oxigenarán el cerebro y disminuirán los niveles de tensión.

* Protege tu piel de las agresiones externas y daños que ocasiona el estrés y aceleran el envejecimiento del rostro con Endocare-C Ferulic Edafence, con poder antioxidante que actúa como un escudo, aumenta la firmeza y la luminosidad. Aplica con un suave masaje, del centro del rostro hacia las sienes.

* Antes de irte a la cama, toma un baño caliente, el calor ayudará a relajar tus músculos.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *