fbpx

4 razones por las que despierta en las noches

Ataca las causas de los posibles detonantes y continúen durmiendo a pierna suelta todos en casa.

Por: Clara García

Los bebés en sus primeros meses se dedican a dormir, pues descansan entre 14 y 17 horas diarias, desafortunadamente lo hacen más durante el día que por las noches, lo cual es conocido como “reversión día-noche” de acuerdo con la Sleep Foundation.

Por fortuna sólo son ciclos entre los seis y nueve meses tu angelito, después conseguirá dormir noches continuas. Ocurre porque ya no requieren la alimentación nocturna. Casi al llegar a los 12 meses es que logrará 10 horas de sueño.

Sin embargo, en ocasiones esa calma que se había alcanzado en casa, se ve enturbiada por el llanto de tu nene por las noches. Te vamos a contar que situaciones pueden detonar que se despierte.

A la pesca de una causa
Eliminar los disparos nocturnos, es posible con un plan de contingencia para diferentes eventos:

1- Control de ruidos
Primero debes recordar que los pequeños son sumamente sensibles, por ello, ante un cambio de temperatura o nuevos sonidos como el reloj de mesa, se despiertan fácilmente.

Solución: asegúrate que las ventanas de su habitación estén cerradas, no se queden luces prendidas en el pasillo o saca ese reloj de su habitación. Lamentablemente si algún vecino toca el claxon, no podrás evitar que interrumpan su sueño. Pero, esos inconvenientes en realidad son mínimos.

2- Desinflama al instante
La dentición, en especial cuando brotan los molares y los caninos, suele ser dolorosa. Durante el día, está mamá para darle algunos remedios que desinflaman las encías como una mordedera o una zanahoria fría; en cambio por la noche, el dolor puede ser punzante y despertarlo.

Solución: guarda unas bolsitas de té de manzanilla húmedas en el congelador. Si sospechas que la causa de su llanto en la noche son los nuevos dientes, saca una bolsita y deslízala sobre las encías, incluso puedes permitir que las muerda, le ayudará a desinflamar y calmar la molestia. Sólo asegúrate que no abra la bolsita con las encías, para evitar que se vayan las hojitas a la garganta.

3-  Estreñimiento, la inflamación que provoca e incluso el esfuerzo de los intestinos, por tratar de expulsar las heces puede ser una gran molestia, de día y de noche. Motivo por el cual es fácil que se despierte.

Solución: asegúrate de darle suficiente fibra en sus comidas. Sólo es cuestión de incluir frutas y verduras como zanahoria, manzana, plátano y duraznos. Pero, tampoco exageres en las dosis, pues el exceso también suele provocar flatulencias e inflamación, que sería otro detonante para despertarse. Es necesario límites la ingesta de alimentos fritos, pastas, arroz e incluso dulces en las noches, pues en ocasiones generan problemas digestivos.

4-  Nariz congestionada, otro problema muy común en los bebés, que se desata lo mismo por las bajas temperaturas o espacios sumamente cálidos; especialmente cuando el aire acondicionado es el que regula la temperatura de la habitación, suele provocar sequedad en las vías respiratorias.

Solución: prueba a descongestionar las fosas nasales, rociándolas suavemente con un spray salino; incluso es muy sencillo de preparar. Pon a hervir media taza de agua y agrega media cucharadita de sal de mar, disuelve y espera a que enfríe, para colocar el líquido en una botella con difusor. Otra opción excelente es untar tus manos con dos o tres gotitas de aceite esencial de menta y acercarlas suavemente a su rostro, para que al aspirar el aroma le abran sus vías respiratorias. Pero, nunca lo apliques directamente sobre su piel o fosas nasales. Si la cuestión es muy frecuente, prueba a tener un difusor en su habitación que funcione con agua a temperatura ambiente.

Con estos remedios, esas noches intranquilas serán sólo una pesadilla transitoria.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *