fbpx

4 beneficios del cinturón de maternidad

 

Conforme avanza el embarazo te brindará apoyo, después de leer esto te aseguramos que querrás tenerlo.

Por: Clara García

Durante la gestación el cuerpo femenino sufrirá múltiples cambios, el más evidente es el aumento de peso, para ayudarle al feto en su crecimiento. Alrededor del 25 a 30 por ciento de la ganancia corresponderá al pequeño; de un 30 al 40 por ciento es cortesía de la placenta, el líquido amniótico e incluso una mayor fluctuación de sangre; el 30 por ciento restante lo ocuparán los depósitos de grasa maternos. Es probable que durante los nueve meses ganarás entre 12 y 15 kilos.

Normalmente el cinco por ciento del peso extra, ocurre en las semanas 10 a 13, el resto incrementará a lo largo del segundo y tercer trimestre, con un promedio de 450 gramos por semana. El aumento de peso, actuará como un indicador de bienestar o como un foco de atención, si es excesivo o escaso, ya que podría ocasionar algunos inconvenientes en la madre y el producto.

Asistencia eficiente
Un cinturón de maternidad, se convierte en el aliado idóneo para ayudarte a cagar el vientre, al igual que soportar la zona lumbar. No es nada sofisticado, sólo se trata de una banda circular de tela, que envuelve la pancita por debajo. Creado con telas suaves y elásticas, para tener la flexibilidad y estirarse al compás de tu vientre.

Conoce algunas de sus habilidades especiales:

1- Delicado ajuste
Al comprimir delicadamente la zona, logra sostener el útero y reducir las molestias, que se suscitan conforme avanza el embarazo y se realiza actividad física. No sólo te servirá para continuar con el ejercicio permitido por tu médico, también te brindará soporte en largas caminatas o simplemente, a que no llegues agotada al final del día.

2- Mejora la postura
Logrará que no te encorves hacia el frente por el peso, especialmente en el tercer trimestre, ya que brinda el apoyo necesario para estabilizar la zona lumbar y el torso. Proporciona soporte a la parte baja de la espalda y el torso, con lo que se evita una sobre extensión de la espalda baja; incluso impide el debilitamiento de los músculos centrales, que sostienen la columna vertebral.

3- Alivia el dolor
A partir del segundo trimestre, el útero pesa más y provoca molestias. Ocurre debido a que el ligamento que conecta la ingle con la parte frontal del útero, cambia para soportar al feto en crecimiento y sostiene presión adicional, lo que desencadena dolor en la cadera, ingle o abdomen.

En el tercer trimestre tu cuerpo tendrá que crear un nuevo equilibrio, para sostener tu peso y el del abdomen, por lo que existe una presión extra en la espalda baja, los ligamentos, las articulaciones y los músculos, lo que suele generar dolor.

Además habrá un aumento de la relaxina, una hormona que preparará al cuerpo para el momento del parto y aflojará la cadera, con lo que se volverá menos estable y provocará dolor, en las articulaciones y debajo del vientre.
El cinturón conseguirá distribuir, el peso del bebé en la espalda y el abdomen, lo que disminuirá la presión en los ligamentos y reducirá el dolor.

4- Apoyo posparto
Una vez que el bebé salió, los músculos y ligamentos que se estiraron y tensaron, requerirán de cierto apoyo para recuperarse. El cinturón actuará, como un soporte adicional para el abdomen e incluso se puede emplear en combinación, con los ejercicios adecuados para fortalecer los músculos abdominales. Notarás que sientes menos molestias para atender al recién nacido.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *