fbpx

Supera el dolor

El trabajo de parto, tal vez sea la parte más extenuante de los nueve meses de gestación, afortunadamente existen herramientas para salir airosa de ese episodio. Supera el dolor.

Por: Aida Núñez

Como lo hemos repetido infinidad de ocasiones cada cuerpo, cada mujer e incluso cada embarazo son únicos; así que no es válido prestar atención a historias de largos partos. Sin embargo, es importante estar preparada para el dolor, tal vez te lleves una sorpresa y todo sea muy fácil o lo contrario; pero no lo sabrás hasta que llegue el esperado momento del nacimiento.

Trucos en la mano

No se trata de convertirte en mago, pero sí en tener múltiples opciones que te puedan ayudar a paliar el dolor. ¿Estás lista para descubrirlos? Supera el dolor, lo mejor es que no requieren de medicación, así que empecemos:

Calma

Es fundamental, no caer presa del pánico. Si te dejas llevar por el miedo comenzarás a tensar desde la punta de la uña de tu dedo chiquito del pie, hasta el cabello y la incomodidad aumentará lo que no es recomendable. Se recomienda tomes clases de respiración, ya que te ayudarán a relajarte durante y después de las contracciones.

Alterna temperaturas

Una bolsa de agua fría y otra caliente desvanecerán el dolor en la espalda o los calambres en las piernas. Lo ideal es que apliques el calor por cinco o 10 minutos y lo mismo con el frío.

Muévete

Siéntate sobre una pelota de pilates, impúlsate hacia arriba y hacia bajo suavemente, ayudará a la fuerza de la gravedad, para que el pequeño se deslice por el canal pélvico. Caminar, también es otra opción. Si tienes que estar en cama porque ya te han conectado al monitor fetal, prueba a ponerte en cuatro puntos de apoyo, es decir, rodillas y manos sobre la cama o en cuclillas.

Movimientos suaves

Masaje será de gran utilidad si aparecen los calambres en las piernas. Lleva en tu maleta una botellita con aceite orgánico de coco y otra con aceite esencial de tomillo, ambos son recomendables para aliviar los espasmos. Mezcla una pequeña cantidad del aceite de coco y agrega 5 gotas del aceite esencial, pídele a tu esposo que lo use para masajear tus piernas.

Terapia de agua

Lo ideal sería sumergirte en una tina con agua tibia, pero si en tu hospital eso no es posible, prueba una ducha, el flujo de la regadera no sólo te relajará también ejercerá un suave masaje en tu espalda, será sumamente reconfortante.

Aromaterapia

Lleva una bruma con tu aceite esencial favorito y dispersa de vez en cuando mientras la labor de parto continua. Elige:

  • Lavanda, por sus efectos relajantes.
  • Ylang Ylang, con efectos calmantes
  • Neroli, disminuye la ansiedad. Te servirá a ti y a tu pareja.

Preparación previa

  • Es importante que le expongas tus temores al ginecólogo o a la especialista de las clases prenatales. Tal vez estás imaginando una escena de terror en tu cabeza y no tiene razón de ser, una vez que el especialista te explique lo que sucederá.
  • Busca información médica sobre el procedimiento en sitios serios, ya sea vía internet o en libros. Es importante indagar antes, pero no con amigas, porque puedes asustarte más.

Ahora estarás lista para llevar con calma el asunto del parto, te aseguramos que vale la pena intentar una o varias de nuestras sugerencias.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *