fbpx

Segura en tu viaje

Cautela, es la clave, además de ciertos cuidados para lanzarte a vivir experiencias únicas en compañía de tus seres queridos.

Por: Alegra Ocampo

¿Lista para las vacaciones decembrinas? Con las debidas precauciones podrás realizar tus travesías. Si estás lista, comencemos el recorrido por las recomendaciones de los expertos.

Detalles importantes
Ponlos en la balanza y decide si aún deseas viajar:

Náuseas y más en escena
Debes saber que el 80 por ciento de las embarazadas sufren náuseas, mareos y vómitos durante el primer trimestre, por lo regular por las mañanas. La causa es el aumento de la hormona gonadotropina coriónica, que produce la fecundación y la progesterona que disminuye la función del sistema inmunológico, para asegurar que el feto se desarrolle; tu decides si lo intentas o esperas para el siguiente trimestre para viajar que te sentirás mejor.

Sin embargo, no es motivo para evitar el viaje, te sugerimos llevar unas galletas saladas o frutos secos, para realizar pequeñas comidas. Agrega unas rodajas de limón a tu agua, su fresco sabor podría desvanecer el malestar.

Cansancio inevitable
Recuerda que conforme avanza el embarazo la fatiga es una compañera constante, especialmente en el tercer trimestre, por lo que debes considerar si deseas realizar una larga travesía. Se suscita porque el pequeño ha crecido y hay un peso extra que debe cargar tu cuerpo.

Alerta
Averigua si al lugar a donde viajarás, requiere de vacunas, debes saber que la mayoría de ellas no son recomendables durante el embarazo. Por ello, lo ideal es cambiar tu destino, ya que de no vacunarte, estarías más susceptible a contraer alguna enfermedad infecciosa. Consulta con tu médico.

Inevitables revisiones
Los estudios demuestran que las revisiones que se realizan en los aeropuertos, estaciones de trenes e incluso de camiones, emiten dosis de radiación que están muy por debajo del rango que puede afectar los tejidos o células a corto plazo, por lo que la radiación al feto no es de preocuparse, de acuerdo con La Administración Federal de Aviación y la Comisión Internacional de Protección Radiológica; sin embargo, lo ideal es no exponerse a tres revisiones en un mismo día, de acuerdo al estudio “Air travel during pregnancy” publicado por Hippokration General Hospital of Thessaloniki.

Apuesta indudable
Se sugiere el uso de medias de compresión, en viajes mayores a cuatro horas, sin importar si se realizan en tren, avión o auto para incrementar el flujo sanguíneo en las piernas, evitar la inflamación y prevenir la aparición de coágulos.

Aliadas
Sin importar si tu viaje es en territorio nacional, averigua donde queda el hospital más cercano a tu hospedaje, para que sepas a donde dirigirte ante cualquier eventualidad.

Prevención
Asegura tu cinturón de seguridad con la correa más alta, bajo los senos y la segunda a través de la pelvis, la idea es que no presione tu abultado abdomen.

Atención precisa
Dependiendo de tu transporte hay otras medidas que debes tomar en cuenta:

Auto
Tiene sus pros y contras, desde luego un viaje largo no es aconsejable; sin embargo, la ventaja es que puedes detenerte durante el camino tantas veces como desees; lo que es ideal durante el tercer trimestre que necesitas acudir frecuentemente al baño, ya que el útero ha expandido su tamaño y presiona la vejiga, donde se acumula la orina.

Recuerda tomar agua, ya que la deshidratación aumenta la fatiga. Comer pequeños trozos de fruta para obtener energía. Durante la travesía prueba a extender los pies, rotar los tobillos y mover los dedos, para evitar la rigidez e incrementar el flujo sanguíneo.

Avión
Por lo regular algunas aerolíneas piden una carta responsiva, emitida por el ginecólogo para volar después de la semana 28 o 36, consulta las reglas de tu compañía. Lo hacen para confirmar que no eres embarazada, de alto riesgo o que se podría desatar el trabajo de parto durante el vuelo.

Es importante que durante la travesía, tomes abundante agua y realices pequeñas caminatas cada 30 minutos. Prohibido el uso de prendas ajustadas. Si tomas medicamentos no olvides llevarlos en tu bolso de mano, para solucionar cualquier eventualidad.

Elige un asiento de pasillo, para que te sientas con la libertad de moverte.

Barco
Asegúrate de que exista atención médica a bordo del crucero, lleva tu suministro de medicamentos contigo; por lo regular, este tipo de transporte no acepta mujeres con más de 24 meses de embarazo, así que verifica este dato antes de reservar y de acuerdo al avance de tu gestación. No es aconsejable este tipo de viaje durante el primer trimestre debido a los mareos y náuseas.

Lo ideal es que realices tu viaje, si estás en el segundo trimestre. Pero, tampoco te prives de visitar a tus familiares, consulta con tu ginecólogo antes de planear.

Finalmente lleva contigo una copia de tu historial médico, vitaminas en tu bolso de mano, pues en caso de que la maleta se demorara, los tendrás contigo ante cualquier eventualidad.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *