fbpx

Quiropráctico al rescate

Tal vez no lo habías pensado, pero el quiropráctico se convierte en un excelente aliado para aliviar el estrés de la columna vertebral, prevenir la ciática e incluso evitar la cesárea.

Por: Alegra Ocampo

A lo largo de nueve meses de gestación las futuras madres sufren transformaciones en su cuerpo, al tiempo que el pequeño crece dentro de su ser; sin embargo, una de cada dos embarazadas experimentan dolor de espalda, alteración de sueño y estado de ánimo.

La quiropráctica puede ser benéfica para mitigar esos inconvenientes hasta en un 72%, de acuerdo con 33 estudios publicados en la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (PubMed).

Cambios a la vista

Durante el segundo trimestre la columna vertebral comienza a soportar más peso, del que estaba acostumbrada, debido al crecimiento del feto dentro del útero; la curva lumbar aumentará para permitir que el estómago adquiera ese aspecto prominente tan característico de las embarazadas, lo que genera se inclinen hacia atrás y cambien el centro de gravedad.

Los ligamentos pélvicos, gracias a las hormonas tendrán mayor flexibilidad mientras se preparan para el momento del parto, lo que obligará a la pelvis a moverse de posición; es probable que requieras inclinarte al frente para ponerte de pie ejerciendo presión sobre la pelvis, la articulación sacroilíaca y ligamentos, lo cual provoca dolor.

La alteración en la pelvis y columna afectan la forma en que rodillos, tobillos y pies soportan el peso del cuerpo; es decir, la postura se altera en general y crea presión que provoca la ciática e inflamación.

Para colmo de males no es fácil conciliar el sueño, lo mejor es dormir de lado, con las rodillas dobladas, una almohada entre ellas y a pesar de que es la mejor postura para las mujeres que no están acostumbradas, puede ser un agridulce paliativo, se sienten cómodas pero no es fácil descansar pues tratan de cambiar de posición inconscientemente.

Eficacia

La quiropráctica se basa en la relación entre la estructura del cuerpo y como funciona; al ajustar la columna vertebral y otras partes del cuerpo, como ligamentos y articulaciones se alivia el dolor y mejora la capacidad para sostenerse.

Los ajustes regulares durante el segundo y tercer trimestre no sólo lograrán que te sientas mejor; incluso pueden prevenir una cesárea al equilibrar la pelvis, músculos y ligamentos lo que permite al feto asuma la posición correcta. También se les relaciona con un tiempo de parto menor.

Al trabajar sobre el área lumbar y la articulación sacroilíaca, las vértebras vuelven a alinearse por lo que disminuye el dolor de espalda. Además reduce la presión en el nervio ciático lo que mejora la calidad de sueño por las noches. Al disminuir la inflamación habrá menos molestia en rodillas, tobillos y pies.

Firmes ayudas

La Asociación Internacional de Pediatría Quiropráctica, recomienda esta terapia ya que brinda entre otros beneficios:

* Aliviará el dolor en espalda, cuello y articulaciones.

* Al realinear la columna mejora la postura y también el sistema nervioso.

* Si la incorporas desde el primer trimestre reducirá la duración de las náuseas matutinas.

* Armoniza al sistema nervioso, linfático y músculo esquelético, por lo que se reforzará el sistema inmunológico.

* Optimizará el tránsito intestinal.

* Eleva hasta en un 76% el estado emocional y reduce el nivel de estrés.

* Los estiramientos y manipulación espinales, favorecen que el bebé se mueva a una correcta posición para el parto.

* 21% de las embarazadas que reciben atención quiropráctica, reducen su tiempo de parto hasta en un 31%.

* Tras el nacimiento del chiquitín puede aminorar el dolor de espalda y suelo pélvico.

Es importante que elijas un quiropráctico certificado para evitar complicaciones.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *