fbpx

¿Querer es poder? En la lactancia materna

En los últimos años se ha enfatizado la importancia de amamantar a nuestros bebés de forma exclusiva, mínimo durante los primeros meses de vida; sin embargo, ¿siempre es posible?

Por: Claudia Rodríguez Acosta, psicoanalista

A pesar de que tenemos un cuerpo biológicamente diseñado para llevar a cabo ciertos procesos, también somos seres sociales y emocionales. A lo que voy es que la biología siempre estará influenciada por la cultura, los ideales, los sentimientos y la historia personal, lo cual se supone debe aparecer de forma "natural" y no siempre ocurre.

Por ejemplo, un hecho tan simple como comer por instinto de supervivencia, no siempre sucede pues hay personas que sufren anorexia, así como otros padecen insomnio o simplemente duermen o comen menos que la mayoría. Todos somos diferentes a pesar de pertenecer a la misma especie.

La demanda

En el caso de la lactancia, el cuerpo femenino está programado para producir suficiente leche para el bebé, la producción dependerá de qué tanto succione el bebé y por lo tanto, es sólo cuestión de tiempo el que sea posible la lactancia exclusiva.

Todas las afirmaciones anteriores son ciertas desde el enfoque de la biología; sin embargo, al ser más que un cuerpo, este proceso será posible en algunos casos y en otros no. La condición física, algunas enfermedades, el estrés, el consumo de medicamentos o simplemente el preferir el biberón, son factores que pueden obstaculizar la lactancia exclusiva. Algunos factores incluso interferirán con la suficiente producción de leche. Alimentar con leche materna es lo mejor, sí, siempre y cuando la madre lo quiera y lo pueda hacer.

¿Excepciones?

En algunos casos sí se quiere pero no se puede, hay mujeres que a pesar de intentar estimular la producción de leche para sus bebés, no pueden pues no sale la suficiente. Es importante que las mujeres sepan esto, ya que es muy peligroso aferrarse a la idea de sólo amamantar, cuando no se está produciendo suficiente leche y en cuestión de pocos días, el pequeño se puede deshidratar y sufrir ictericia severa, con todos los riesgos y complicaciones que eso conlleva.

Valor único

Alimentar va más allá de dar leche, es importante porque el alimento somos nosotras, su mundo somos nosotras, dar pecho o biberón, son actos simbólicos. No sólo se está ofreciendo leche, sino que el bebé "come" a la madre, absorbe su ternura, su paciencia, su alegría y sus cuidados. Se establece una conexión por la forma en la que lo mira, su olor, caricias, besos y su amor. Por ello tomar leche materna es lo mejor, pero también existen otras alternativas adecuadas, dependiendo de cada caso.

Vínculo inquebrantable

El funcionamiento del cuerpo y de la mente es muy complejo, afortunadamente no dependemos de un sólo factor para ser o no felices, para estar o no sanos y para ser o no inteligentes. El bienestar de un bebé va mucho más allá de si es amamantado por su madre o no lo es. Así pues habrá que quitarse de la cabeza los ideales, la culpa y los prejuicios, para poder centrarnos en lo verdaderamente importante: vincularnos emocionalmente con nuestros bebés lo cual facilita descifrar lo que necesitan.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *