fbpx

Presupuesto bajo control

No sucumbas a la tentación de comprar compulsivamente para decorar la habitación del bebé, pues en tres años tendrás que redecorar, te enseñamos a no gastar de más.

Por: Ida Núñez

Seguro has revisado revistas y sitios web de decoración, ¿te sientes cómo en un cuento de hadas y quieres mover tu varita mágica para que la habitación de tu hijo quede divina? La mala noticia es que no eres una hada madrina y la otra no tan mala, es que dependes de tu presupuesto; pero, es fácil lograr esas maravillas sin tener que romper el cochinito que usarán para el parto, te aseguramos que es importante no tocar ese dinero.

Recorta detalles

La cuna que viste en Instagram llena de almohadas, se ve divina en redes sociales mas en la práctica no es funcional.

Todos los peluches y almohadas de diversos tamaños tendrán que ser removidos cuando el bebé duerma en ella, ya que son peligrosos.

Una almohada linda bastará, busca que haga juego con unas sábanas de algodón y estilo minimalista.

Cuna funcional

¿Quieres una con dosel para colocar tul en ella? Cuando el pequeño llore y lo tengas que sacar de volada, no será práctica, antes tendrás que librar una batalla con la delgada tela.

Lo mejor es apostar por una cuna sencilla, que además se transforme, así no volverás a gastar en una cama en dos años al crecer tu adorado tormento.

Bájale dos rayitas

Las cuentas no te salen, pues no puedes contratar a un ilustrador que se dedica a pintar dibujos encantadores en cuartos infantiles.

No es necesario escatimar en la ternura, así que te sugerimos buscar algunas imágenes por internet, que sean similares; elige entre estrellas, pequeños animales, bebés, etcétera; imprímelas y colócalas en un marco.

Te aseguramos que tres o cuatro lograrán darle ese toque dulce a su habitación.

Ahorra espacio

El cuarto es pequeño, así que no hay manera de colocar un closet.

Los estantes con cajas de mimbre funcionarán perfecto para guardar sus prendas, libros y artículos de cuidado.

Los juguetes quedarán ocultos en cestas y ¡listo todo almacenado!

Recicla

Otra opción para guardar la ropa del pequeño es una cómoda, tal vez tu mamá, tenga una linda en casa que no usa y sólo requiere una capa de pintura. O busca en tiendas vintage alguna.

Además será cambiador, colocando un colchón

cubierto con una linda sábana y todos los productos que necesitarás para cambiarle el pañal al chiquito.

Toques de color

Si eliges muebles en tonos neutros como el beige o madera natural, no necesitarás más que pintar la habitación en blanco, además de marcos y puertas en un tono vibrante como el turquesa, amarillo, lila o azul para que luzca igual o mejor a la elaborada por un decorador experto.

Como te diste cuenta “menos es más” los pequeños detalles trasformarán esa habitación, quedará linda y el cochinito del parto estará intacto.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *