fbpx

¿Por qué se lleva todo a la boca?

¿Sabías que se trata de uno de sus primeros aprendizajes? A través del gusto está descubriendo el mundo e involucra otros sentidos.

Por: Ida Núñez

Nuevas señales sugieren se trata de un acto evolutivo que tu bebé está programado para realizar. Investigadores del Instituto de Ciencias Cognitivas en Francia, encontraron que las partes responsables de pasar las manos a la boca, son las mismas en cada persona y apuntan que es una característica inherente desarrollada por generaciones.

En resumidas palabras, los niños nacen con el instinto de introducirse objetos en la boca, como parte de una de las habilidades de supervivencia.

Los chiquitines con menos de siete meses, todavía no pueden explorar objetos con sus manos, pero sí son capaces de tomarlos con ellas, aunque no logran acariciarlos, apretarlos o romperlos. También tienen la capacidad de introducirlos en la boca, que resulta ser un excelente analizador, que posee más terminaciones nerviosas que cualquier otra parte del cuerpo. Si desea saber cómo se siente un objeto, rápidamente lo llevará a la boca.

Inicia el aprendizaje

- Entre los dos y tres meses de vida logrará llevarse las manitas a la boca, cuando tenga hambre.
- Gracias a su flexibilidad también meterá sus pies, a los tres o cuatro meses.
- Probablemente se sentará sin apoyo entre los cinco y siete meses, lo que implica un exitoso avance en su desarrollo, enseguida será capaz de tomar objetos, que terminarán en su boca a pesar de tu desaprobación y preocupación.
- Para descifrar las texturas usa labios, encías y lengua, lo que le permite encontrar diferencias entre dureza, firmeza y suavidad.
- La boca está involucrada al chupar y también el olfato, pues olerá conforme se acerca el objeto y paulatinamente despertará su tacto.

En realidad se ha iniciado en el conocimiento sensorial y se encuentra en un proceso de entrenamiento; que más tarde le ayudará cuando empiece a comer papillas, además logrará detectar algunas texturas o conocer nuevas aderezadas con diferentes sabores.

5 diferentes metas

No sólo se obsesiona para descubrir, hay otras razones para llevarse todo a la boca:

- Además de tener la imperiosa necesidad de saber cómo se sienten los objetos, aprenderá a chupar; ambas habilidades serán de gran ayuda cuando lo inicies en la ingesta de sólidos.
- Es un paliativo cuando empieza la dentición, pues presionar objetos las alivia. En este caso una mordedera o una zanahoria congelada son grandes aliados.

- Es un logro importante el detectar nuevas texturas con las manos; sin embargo, hasta los 24 meses seguirá introduciendo objetos en la boca, para explorarlos y conocer el mundo que le rodea.
- Se calma al chupar o masticar cosas y se convierte en un reflejo liberador de la ansiedad, cuando se siente nervioso por conocer nuevas personas o salirse de las rutinas. A ello se debe que frecuentemente chupe su mantita o peluche favorito; asegúrate de mantenerlos limpios.

- Fijación oral, dicho tipo de aprendizaje debe cesar a los 24 meses, pero si notas que tu pequeño sigue llevando objetos a su boca entre los 30 y 36 meses, puede tratarse de una “fijación oral” que tal vez requiera de la asistencia de un terapeuta para erradicarla.

Vigilancia

A pesar de tratarse de un gesto que le ayuda a evolucionar, es importante mantener una vigilancia continua para evitar contratiempos:

- Asegúrate que en las áreas donde juegue no se encuentren objetos pequeños como monedas, canicas, crayones, juguetes e incluso croquetas de mascotas que puedan causar asfixia.
- Tal vez, no sea una buena idea darle las llaves de tu casa para entretenerlo o el celular, ya que son una fuente de bacterias.
- Las tapas de bebidas suelen ser potencialmente peligrosas, vigila que no logre destaparlas o de plano retíralas de su alcance.
- Mantén aseguradas puertas y cajones, para evitar que las abra y se encuentre con productos de limpieza tóxicos.
- Vigila que sus prendas no traigan botones o cierres sueltos, que son potencialmente peligrosos.
- Retira alfombras de pelo largo.
- No dejes a su alcance almohadas con orificios, pues fácilmente podría sacar el relleno e introducirlo en su boca.
- Los juguetes pueden ser desinfectados si los lavas con agua y un poco de vinagre de manzana orgánico.
- Es importante que tu te laves las manos, especialmente cuando le compartes objetos frecuentemente.

Sobre todo conserva la calma, pues se está iniciando un largo período de aprendizaje, que requiere de una vigilancia estricta de su entorno para impedir que se atragante o sufra de infecciones.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *