fbpx

No te pases de peso

Por: Clara García

Aunque estás autorizada a ganar entre ocho y 11 kilos durante el embarazo, no significa que debes aumentar uno por mes. Descifra como mantener el peso adecuado para evitar inconvenientes.

Los expertos sugieren que durante el primer trimestre no debes sumar más de 500 gramos, a tu peso habitual, pues no hay cambios significativos en el feto. El segundo trimestre a lo sumo recomiendan incrementar entre cuatro y cinco kilos. Finalmente en el tercer trimestre está permitida una ganancia de cinco kilos.

El sobrepeso puede generar consecuencias durante el embarazo como preclamsia, hipertensión, diabetes gestacional, problemas circulatorios, varices, molestias para dormir e incluso parto prematuro.

1

Trucos para mantenerte en forma

Además de cuidar lo que comes, una serie de estrategias conseguirán que mantengas un peso saludable durante los nueve meses.

En marcha

A menos que tu doctor indique que tienes un embarazo de alto riesgo, lo mejor es ejercitarse. Si acostumbrabas correr, andar en bicicleta o tomar clases de yoga, es benéfico continúes con esas actividades. De acuerdo con el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, es posible realizar una rutina de 45 a 60 minutos cada tercer día, con intensidad moderada y es fácil efectuarlas hasta la semana 38. Sin embargo, no es el momento para correr un maratón.

Bajo control

Es verdad que albergas un nuevo ser en tu vientre; sin embargo, en la ingesta diaria sólo se recomienda aumentar de 300 a 500 calorías diarias. Por ello, es importante llevar un régimen que incluya proteínas, granos enteros y verduras que son fuente de fibra, además de alimentos ricos en calcio y ácido fólico. Un “pecado alimenticio” está permitido de vez en cuando pero no todos los días de semana.

Al agua patos

La natación suele ser una apuesta segura para ejercitarte, especialmente en el segundo y tercer trimestre, puesto que es una actividad aeróbica de bajo impacto y la flotación en el agua te ayudará a cargar el peso extra del abdomen.

Hidrátate

Tomar al menos ocho vasos de agua al día es indispensable, ya que la necesitas para producir el líquido amniótico y aumentar el volumen en la sangre. Una forma de detectar la deshidratación es observar el color de la orina, si está oscura necesitas beber más agua, ya que debe tener un aspecto amarillo paja.

Leche, jugos naturales, bebidas calientes e incluso sopas caldosas cuentan como bebidas hidratantes. Mientras que sólo se sugiere una taza de café al día para mantener el consumo de cafeína por debajo de 200 miligramos. Evita refrescos, bebidas azucaradas y alcohol.

Doble tiro

Practicar zumba también es una excelente aliada pues disminuye significativamente los niveles de estrés y es un ejercicio cardiovascular. Además es una apuesta ideal, ya que algunos estudios han demostrado que escuchar música durante el embarazo es benéfico para el bebé.

Grasas permitidas

Últimamente se les ha satanizado pero tu cuerpo necesita grasa, el 10% de tu dieta debe provenir de versiones saludables. Apuesta por el aguacate, almendras, cacahuates, nueces de Brasil, pistaches, aceite de oliva, aceitunas y semillas de ajonjolí entre otras.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *