fbpx

Montaña rusa de emociones

Durante los meses de gestación habrá transformaciones en tu cuerpo y también experimentarás un sube y baja de emociones, cortesía de los cambios hormonales. Montaña rusa de emociones.

Por: Ida Núñez

Desde el mes uno hasta el nueve, sentirás como tus estados de ánimo cambian toda una montaña rusa de emociones sin césar: tristeza, alegría, miedo e incluso impaciencia pueden convertirse en tus nuevos frecuentes acompañantes.

De acuerdo con la Universidad de Carolina del Norte “el embarazo involucra una mezcla compleja de emociones buenas y malas, que se producen por el aumento de las hormonas estrógeno y progesterona”.

Además la cabeza de la futura madre se convierte en un complicado centro de preguntas continuas, que van desde:

¿Cómo será el bebé? ¿Nacerá sano? ¿Seré una buena madre? ¿Qué genes le heredará su papá? ¿Sentiré mucho dolor cuando nazca? ¿Tendremos dinero para que vaya a la universidad? entre muchas otras.

Así que como podrás darte cuenta, el embarazo está lleno de emociones indescriptibles al sentir que se mueve en tu vientre por primera vez, pero también estresantes si las náuseas de los primeros meses parecen interminables.

Así que las emociones se suben en un carrito de la montaña rusa que no se detiene.

Montaña rusa de emociones a flor de piel

Es probable que experimentes alguna o todas las inquietudes siguientes:

  • Sorpresa: será una constante, debido a los cambios que experimentará tu cuerpo y las sensaciones que provocará el chiquitín conforme crezca en tu interior. Si eres aprensiva, podrían crearte alarma.

Tip: lo ideal será que te informes, que leas fuentes serias y que consultes con tu médico, para que no llegues a un estado de tensión.

  • Miedo: lamentablemente es muy común, durante el primer trimestre hay temor a un aborto espontáneo; el segundo trimestre una vez que lo sientes moverse te asaltarán las dudas, ¿si serás una madre excelente? y en el tercer trimestre es probable que te angustie el dolor al parto.

Tip: sería ideal evites que el monstruo de la incertidumbre se apodere de tu cabeza, no permitas se convierta en un gigante. Lo mejor es preguntar a tu especialista cuando las dudas te invadan.

  • Enojo: se produce pues te sientes vulnerable y menos segura ante los cambios que experimenta tu cuerpo, debido a la cascada hormonal.

Tip: trata de no convertirlo en una constante o todos a tu alrededor comenzarán a desaparecer, tal vez una terapia como tejer o salir a tomar una bebida refrescante despeje tu mente.

  • Olvido: el celular no aparece en tu escritorio o simplemente no recuerdas donde dejaste la cartera y te encuentras en el súper mercado sin poder pagar.
  • En verdad tu cerebro está cambiando para que logres afrontar el reto de ser madre, ya que de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Barcelona, se producen alteraciones en el hipocampo.

Tip: los episodios pueden crecer en dimensión si no duermes lo suficiente, si por las tardes logras tomar una siesta, entrégate a los brazos de Morfeo sin remordimientos. Es importante darte una o varias pausas y que no trates de realizar el mismo cúmulo de actividades que cuando no eras gestante.

  • Tristeza: es normal que te sientas frustrada cuando tus planes no salen tal y como lo planeaste y rompas en llanto.
  • Algunas noticias como la muerte de un familiar cercano, te pueden alterar más allá de lo normal. Las hormonas nuevamente se han confabulado contra tí, al tiempo que ayudan a tu cuerpo a prepararse para el parto.

Tip: es imprescindible mantener la mente abierta y ser flexible ante algunas decisiones. Platica y pide ayuda cuando lo creas conveniente; pero si el estado de desdicha no se esfuma, es importante solicitar una valoración con un profesional, para descartar depresión que aqueja a un 10 por ciento de las embarazadas y puede afectar al feto, según una investigación de la Universidad King´s College de Londres.

Lo más importante es que no te tortures por los cambios de humor, acudas al médico cuando lo creas necesario y sobre todo disfrutes esa maravillosa espera nueve meses.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *