fbpx

Momentos únicos

Esos breves lapsos de tiempo, no implican grandes esfuerzos, comprobarás que te robarán el corazón y estrecharán su vínculo emocional a temprana edad.

Por: Ida Núñez

Tal vez pienses que la crianza es sólo cosa de mujeres, la realidad es que los hijos son cuestión de dos; no se trata de ayudar a mamá sino aceptar que es parte de un nuevo rol, por demás extenuante pero también ampliamente satisfactorio.

Preparado para la función

La figura de un padre es igual de relevante que la de mamá, debes estar presente también, involucrarte en los cuidados y ser responsable.

Mucho se habla de que el cerebro femenino cambia para lograr las tareas de cuidado.

De acuerdo con un estudio realizado por el Centro de Ciencias del Cerebro Gonda de la Universidad de Bar-llán, en Israel, si el papá ejerce un papel primario en la atención del bebé experimentará el mismo cambio neuronal que la madre.

Incluso el nivel de la hormona oxitocina, que fomenta la unión, segregado por la madre y un padre con un rol activo de cuidador son similares.

Construcción de una relación

Se escuchan muchas historias de lo que ocurre cuando papá está a cargo, si bien el estilo de atención es diferente, lo cierto es que genera beneficios en el desarrollo del niño y en su vida adulta.

Desafío constante

Es real, los papás son menos indulgentes ante el llanto y gimoteo, por lo que desde temprana edad los retarán a usar palabras adecuadas para expresarse, así incrementan sus capacidades cognitivas, de acuerdo con estudios realizados por la Universidad de Cambridge, en Inglaterra.

Tiempo de jugar

A pesar de que mamá sienta que el papá es un poco brusco al jugar, según un reciente estudio realizado por la Universidad de Cambridge, es benéfico para el chiquitín al ayudarle a desarrollar confianza en sí mismo y tendrá mayor disposición para asumir riesgos.

Vínculo inquebrantable

Al crear momentos únicos, es probable que mamá se niegue a quedarse en casa (inicialmente) mientras los niños van al gimnasio con papá, pero los infantes siempre volverán a casa con un rostro de felicidad y una nueva anécdota.

Se convertirán en pequeños detalles que atesorarán como únicos y se sentirán cómplice de aventuras, lo que le permitirá hacer tareas en equipo y crear un vínculo especial.

Emociones a la alza

Cuando los padres juegan o entretienen a los niños usan más expresiones faciales y sonrisas que las madres, según un estudio efectuado por la Universidad de Ottawa, en Canadá a 107 papás, facilita que los infantes aprendan a sensibilizarse ante sus emociones, lo que a la larga les permitirá controlarse cuando estén enojados.

Nuevas soluciones

Por lo regular los niños o bebés actúan con dramatismo ante la frustración, al no poder apilar los cubos o simplemente al tratar de abrir la caja de juguetes; los papás siempre tendrán reacciones sorpresivas como cargarlos y hacerles cosquillas para que sonrían, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Ogden, en Estados Unidos ocasionando se calmen y entren en control de sus emociones al reírse.

Atención única

Las hijas que tuvieron una relación sólida con sus padres, fueron menos activas sexualmente en la adolescencia, según un estudio publicado en Journal of Marriage, ocurrió pues adquirieron confianza y no estaban hambrientas de atención masculina.

Así que no lo pienses y comienza a entablar una de las mejores relaciones de tu vida y de la de tu hijo.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *