fbpx

Medicamentos en el embarazo

desumaimportancia

Gabriela del Fueyo, farmacéutica y divulgadora científica

¿Todos los medicamentos afectan por igual al desarrollo del feto?

Medicamentos y embarazo, no son una buena alianza. En función de la relación beneficio-riesgo, en Estados Unidos la Food and Drug Administration, clasifica en cinco categorías el potencial de una sustancia para causar malformaciones si se usa durante el embarazo.

Categoría A: pertenecen ácido fólico o magnesio. No se ha demostrado un riesgo para el feto en el primer trimestre de embarazo y no hay evidencia de peligro en los trimestres posteriores.

Categoría B: metformina, hidroclorotiazida, amoxicilina, pantoprazol, se encuentran en este grupo. Los estudios de reproducción en animales no muestran ningún riesgo para el feto aunque no hay estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas.

Categoría C: tramadol, gabapentina, amlodipino, se encuentran en este segmento. Los estudios de reproducción en animales muestran un efecto adverso sobre el feto aunque no hay estudios adecuados y bien controlados en humanos. A pesar de los beneficios potenciales se puede justificar el uso de estos fármacos en mujeres embarazadas en determinados casos, sin embargo, sólo tu médico es quien debe indicarlos.

Categoría D: alprazolam, losartán, clonazepam o lorazepam, están en este sector.  Existe evidencia positiva de riesgo fetal humano basado en datos de reacciones adversas en estudios realizados en seres humanos. También en este caso los beneficios potenciales pueden justificar el uso de los fármacos en mujeres embarazadas a pesar de los riesgos potenciales. Nuevamente te recordamos sólo tu médico puede prescribirlos.

Categoría X: se ubican en este grupo atorvastatina, simvastatina, warfarina, metotrexato o finasterida. Los estudios científicos en animales o en humanos han demostrado anomalías fetales y hay evidencia positiva de riesgo fetal humano basado en datos de reacciones adversas de la experiencia en investigación o comercialización. Los riesgos que implica el uso del medicamento en mujeres embarazadas superan los beneficios potenciales por lo que deben evitarse totalmente.

Alerta

Además de dicha segmentación, existen otros fármacos, que posiblemente te causen dudas:

D. ¿Es seguro tomar antibióticos?

R. Algunos de lo más usados como la amoxicilina, la azitromicina o las cefalosporinas pertenecen a la categoría B y pueden emplearse durante el embarazo siempre y cuando estén prescritos por el doctor.

Durante la lactancia, uno de los errores más comunes es suspenderla en el caso de inflamación de los senos o mastitis infecciosa debido al proceso en sí o a la toma de antibióticos para tratarlo. Es importante destacar que para el tratamiento se pueden emplear fármacos compatibles con la lactancia y por tanto, la leche del pecho afectado será apta para el consumo del bebé.

D. ¿Es seguro usar corticoides?

R. Puede haber mujeres embarazadas que vayan a necesitar usar corticoides tópicos para tratar diferentes afecciones de la piel, pero no está claro si son seguros o perjudiciales durante el embarazo. El uso de corticoides tópicos de alta potencia se relaciona con bajo peso al nacer, pero las pruebas actuales son contradictorias y poco concluyentes. Es el médico el responsable de valorar el beneficio o riesgo del uso de los corticoides durante la gestación.

VACUNAS Y EMBARAZO

Hay determinadas vacunas que están expresamente recomendadas durante el embarazo como:

1.La vacuna frente a tétanos y difteria: durante el parto existe riesgo de infección por tétanos no sólo para la madre sino también para el recién nacido por lo que la madre debe estar inmunizada con anterioridad. Si de desconoce si se está vacunada o no, se administrarán las dosis correspondientes.

2.La vacuna de la gripe o influenza: las mujeres embarazadas conforman uno de los grupos de riesgo, al ser especialmente vulnerables a las infecciones por gripe. No sólo se protege a la gestante, sino que puede tener un efecto protector para el feto ya que el diagnóstico de gripe durante el primer trimestre se asocia a distintas malformaciones y a un aumento del número de abortos o partos prematuros.

Es importante que sepas que no todos los fármacos tienen la misma posible mala influencia sobre el feto y en ocasiones recurrir a ellos es fundamental para evitar daños mayores tanto en la madre como en el bebé. Sin embargo, sólo el médico tratante es quien podría prescribirlos de acuerdo a las necesidades particulares de cada paciente.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *