fbpx

¿Los terribles dos?

A pesar de que se convertirá en tu adorado tormento, literalmente, al llegar a los dos años implican desafíos y éxitos.

Por: Alegra Ocampo

No creas que después de partir el pastel de dos años, su comportamiento variará automáticamente, ya que los cambios se empezarán a notar paulatinamente a partir de los 30 meses. Te asombrará como un pequeño dictador emerge, aunque recuerda que las niñas siempre se desarrollan anticipadamente a los nenes. Sin embargo, sólo está buscando reafirmarse como un ser independiente, ayúdale y compréndelo.

Qué esperar

- Los nenes gustan de las repeticiones, por lo que en esta etapa les encanta copiar y repetir acciones o palabras una y otra vez. Parecerá un disco rayado, tenle paciencia. Asegúrate de seguir las rutinas en los mismos horarios es decir, levántalo, báñalo y dale de desayunar a la misma hora. Prepáralo para dormir al menos una hora antes, colócale la pijama y baja la luz de la habitación, mientras que le lees.

- Será propenso a la polaridad, pues desea aprender y resolver las cosas por sí mismo; así que lo verás encantado, pulsando el interruptor para ver cómo se oscurece e ilumina la habitación, también observará la forma en que se abre y cierra la puerta.

- La era del NO, carece de autocontrol, por lo cual será difícil razonar con él una vez que diga no. Los berrinches también serán una constante y una actitud totalmente rígida.

- Exige lo que desea, gracias a su vocabulario de 300 palabras, con él que puede articular frases de tres a cinco palabras. Recuerda su carencia de flexibilidad en esta etapa, no será fácil negarle algo.

- Mostrará empatía, no todo es malo, te sorprenderá un día cuando te pregunte: ¿cómo te fue?, ¿estás enferma? Síntomas de que ya es independiente, pero también se preocupa por los demás. Recuerda que ellos son un reflejo de lo que aprendieron en casa de sus padres, si les enseñaste buenos modales lo demostrarán.

- Expresa su opinión, ya no será fácil ponerle los zapatos que tú prefieres, si a él no le gustan o que se coma un trozo de queso si no lo desea. No te enfades, poco a poco descubrirás más de sus gustos, mientras su pequeña personalidad emerge.

- No sólo son mandones, más bien, saben lo que desean. Aprovecha ese período para enseñarlo a elegir, basta con hacerle algunas preguntas como: ¿fresas o manzanas? Aprenderá a tomar decisiones, muy útil en la vida adulta.

- Genio en explosión, te desagradará que use las paredes de la casa como lienzo, pero está demostrando su creatividad, sin inhibiciones y aunque no lo creas eso le brinda confianza. Lo ideal es que coloques unas hojas de papel bond en una pared y le enseñes que es lugar para desarrollar su ingenio creativo, le tomará tiempo, sin embargo, lo logrará.

- El pequeño aventurero que lleva adentro emergerá, aunque se convertirá en todo un temerario, se está autodescubriendo. Sólo vigila que no se lastime mientras salta en el sillón o al cargar el portafolio de papá; debe descubrir sus alcances y capacidades y cuando necesita ayuda.

- Gran ayudante, no sólo desea hacer cosas por sí mismo, también está dispuesto a cooperar con mamá o papá. Para mantener la paz en casa y evitar un caos, si decide barrer y esparcir el polvo, lo mejor es que le des un montón de ropa, para echar en el cesto de la ropa sucia o le pidas que cargue la bolsa del pan, cuando regresen del súper. Se sentirá fascinado de ayudarte y se divertirá.

Es probable que cuando partan el pastel de tres años, desearás que no desaparezca la obstinación de los dos años, ya que se ha convertido en todo un niño con personalidad propia y dejará de ser un bebé de mami.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *