fbpx

¿Listo para salir?

Cuando el pequeño gira y se encaja, anuncia que ya está a punto de salir. Descubre cómo se prepara para el evento culminante del embarazo. ¿Listo para salir?

Por: Ida Núñez

¿Listo para salir? Debes saber si eres primeriza que el feto se recargará sobre tu pelvis entre la semana 32 y 34, cuando ya tuviste la dicha de ser mamá, es probable que ocurra entre la semana 36 y 38 o incluso días antes del parto. Permanecerá en esa postura hasta que llegue el día en que saldrá del útero.

Zona estratégica

Lo que el bebé busca es tener una postura cómoda de cabeza, ya que es su parte del cuerpo que más pesa y además el útero adquiere forma de pera, con la zona más estrecha en la parte inferior, por lo que se siente mejor con los pies y nalgas en el área más ancha.

La nueva posición no provoca mareo en ellos. Sin embargo, otros chiquitines se perfilan de nalgas, de lado o empujan los pies. En estos casos, probablemente será necesario programar una cesárea para sacarlo el día de su nacimiento.

¿Es posible detectarlo?

Como el pequeño se mueve constantemente no sentirás algo diferente mientras se encaja, pero se nota como el abdomen desciende, lo que libera la presión en los pulmones y le permitirá a la madre respirar mejor.

Para comprobar si ha cambiado de colocación, el ginecólogo puede hacer la prueba mediante el tacto o recurrir a la ecografía para confirmar el diagnóstico. Desplazamiento nulo

El 97 por ciento de los bebes se voltean por sí mismos a la posición cefálica, sólo un tres por ciento permanece sin acomodarse o incluso vuelven a cambiar de postura, de tal forma que las nalgas o posición podálica están en el canal del parto.

Existen varios motivos que provocan la última postura como carencia o exceso de líquido amniótico, placenta baja o previa, cordón umbilical corto o enredado, de acuerdo con la American Pregnancy Association. Pero sólo tu médico podrá indicar cuál es el motivo a través de la ecografía.

Asistencia externa

Hay ciertas asistencias que puedes brindarle al chiquitín para inducirlo al cambio de postura:

  •  Gatea sobre una superficie blanda por cinco minutos tres veces al día.
  • Colócate sobre tus palmas y rodillas, lentamente estira los brazos al frente hasta que tu cabeza y hombros toquen el suelo. Descansa así por cinco minutos dos veces al día.
  • Realiza la posición de yoga conocida como gato, ubícate como si fueras a gatear, pero trata de elevar la curva de tu columna hacia el techo mientras inhalas, exhala y regresa a la posición inicial. Repite cinco veces dos periodos al día.
  • Nada por media hora, diariamente, si tu médico te permite hacer ejercicio.
  • Pero sobre todo relájate, tal vez meditar te tranquilice. Usa la App Intimind, que en 10 minutos te guiará en este proceso para calmar tu mente.
  • Auxilio experto durante la semana 37, tu ginecólogo po ría realizar una maniobra manual, consulta con él si es una posibilidad en tu caso.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *