fbpx

¿Listo para la alimentación complementaria?

Logra que esos momentos estén llenos de explosiones de sabores.

Por: Ida Núñez

Habrá múltiples emociones, puede resultar que cuando le des la primera papilla escupa por error, no porque le desagrade, está empezando a descubrir el mundo de los sabores y no sabe cómo jalar el alimento de la cuchara.

Como ya lo hemos comentado varias veces, la Organización Mundial de la Salud sugiere la leche materna como único alimento hasta los seis meses. Lograrás que se desarrolle para digerir los sólidos, pues será hábil para masticar y tragar lentamente después de ese período.

Es probable que si se trata de un bebé prematuro, necesite un poco más de tiempo antes de integrarlo al mundo de las papillas; sin embargo, hay nenes que a los cuatro meses son aptos para ingerir algo más que líquidos, podrás detectarlo porqué presenta algunas de las siguientes señales:

- Controla su cuello y cabeza.
- Se sienta en posición vertical sobre tu regazo.
- Coordina ojos, mano y boca, lo que implica que no sólo observará la comida, también puede tomarla y llevarla a la boca.

No te confundas
Hay algunos síntomas que podrían confundirte:

- Mastica sus puños
- Despierta por las noches más de lo habitual
Ambas señales no implican que está listo para los sólidos. Primero prueba si le das un poco más de leche y se olvida de dichas prácticas. Si crees que pasa el examen de los sólidos, es una cuestión que debes consultar con el pediatra antes de actuar.

Indispensables
Una vez dictaminado que puede comenzar con un nuevo plan alimenticio, debes tener algunos accesorios:

- Silla para comer o trona
- Platos de plástico pequeños
- Cucharas de plástico
- Baberos

Claves de éxito
Lo primero es mantenerte relajada y que tengas paciencia, de lo demás se encarga el pequeñito:

- Nunca empieces cuando esté hambriento, pues al no saber cómo jalar el alimento de la cuchara se frustrará y es probable que llore incesantemente.

- Lo ideal es empezar a media mañana, dale media toma de leche y procede con la prueba de puré.
- Comienza con una comida al día.
- Recuerda que los primeros días bastará con tres o cinco cucharaditas.

- No lo obligues a comer, probablemente te llevará varios días lograrlo.
- Respeta si se siente lleno, lo notarás pues cierra la boca o mueve la cabeza.
- Habrá días que comerá más que otros e incluso hasta rechazará completamente las papillas.
- Permite que toque o tome los alimentos con sus dedos, es parte del aprendizaje. - No tengas objetos a la mano que lo distraigan como el celular, la televisión o la computadora.
- En cuanto acepte las papillas, prueba a cambiar de textura, es decir no las muelas completamente, déjalas un poco grumosas; servirá para desarrollar aún más su sentido del gusto, pues aprenderá a masticar y pasar trozos de alimentos. - Siéntalo en la silla mientras preparas las papillas para que se acostumbre a ella. - Incorpóralo en las comidas familiares.

Preparación de papillas
Recuerda que lo ideal es comenzar con las verduras, para que no se acostumbre a los sabores dulces y luego no acepte los sabores más neutros. Existen dos formas de cocer verduras:

- Al vapor: lava perfectamente las verduras, pela y pica en tiras, coloca en una vaporera con suficiente agua en el fondo. Una vez que estén suaves, forma un puré en el procesador de alimentos. Si fuera necesario agrega un chorrito de agua.
- Asadas: precalienta el horno a 180 grados. Lava los tubérculos que pueden ser zanahorias, camote y papa. Retira las cáscaras, pica tiras de 1.5 centímetros de ancho, coloca sobre charolas engrasadas con aceite de oliva para hornear. Asa por 30 ó 40 minutos. Tritura en el procesador o incluso con un aplasta papas.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *