fbpx

¿Listo para el cine?

Por: Alegra Ocampo

La pantalla de cine es capaz de desatar el miedo o excitarlo de manera significativa, así que no sólo es cuestión de llegar y comprarle palomitas, hay detalles a considerar si quieres sea un éxito y no una película de terror.

En las vacaciones no hay actividades suficientes para llenar su pequeña agenda y probablemente algunos días quedará a cargo de los abuelos, mientras papá y mamá salen a trabajar o simplemente para cambiar de ambiente, aunque permanezcan en la ciudad.

¿Está preparado?

Antes de tomarlo de la mano y llevarlo al cine, es importante consideres algunas cuestiones para descubrir si es apto.

* ¿Cuál es la edad adecuada para que disfrute una película en el cine? Entre tres y cuatro años. La Academia Americana de Pediatría sugiere que los niños menores de 18 meses, sólo sean expuestos a las pantallas de televisión en períodos cortos.

* ¿Es asustadizo? Si es muy sensible a los ruidos y le genera turbación la obscuridad, puede sentirse atemorizado en la sala de cine.

* ¿Las luces suelen alterarlo? En efecto, si no se siente cómodo con luces intensas en casa, la pantalla potenciará ese efecto que le desagrada.

* Un niño que no soporta bajas temperaturas posiblemente se queje de la sala fría; recuerda la costumbre en esos locales de poner el aire acondicionado muy fuerte.

Triunfo planeado

Una vez decidida la conveniencia de ir al cine, es necesario poner en marcha tácticas para que la salida sea divertida y la recuerde memorablemente.

* Hay que mostrarle cuales son las posibles películas para involucrarlo en la elección, será un punto de ventaja si está interesado.

* Platícale sobre el cine: explícale que se trata de una sala oscura, acondicionada para ver mejor los dibujos animados en una pantalla gigante, seguro encontrarán más gente y hay que ser respetuosos.

* Prefiere llevarlo por las mañanas en que está más descansado.

* Prohibido que esté hambriento o en la hora de la siesta, porque no saldrán airosos.

* Elige lugares en el pasillo, por si desea ir al baño o levantarse, con lo cual evitarás molestias a los vecinos.

*Infórmale de la película, hazle preguntas o contesta las formuladas por él, pero trata de hacerlo en voz baja; recuerda, ellos habitualmente te imitan y será una ventaja para los asistentes que no hable a gritos.

* Bocadillos y agua son indispensables. Prueba con barras de granola y frutas, ya que no querrás un niño vomitando porque se comió la presentación más grande de las palomitas.

* Su juguete favorito y su mantita, son básicos para ofrecérselos si se asusta o queda dormido.

* Si dice que quiere irse, puedes intentar llevarlo al pasillo a caminar un poco.

Si tienen que abandonar la sala porque no le gusta o llora abrumado; lo mejor es retirarse, no lo obligues a quedarse. Tal vez hayas gastado en los boletos, pero te aseguramos que te ahorrarás un berrinche kilométrico.

Debes tener todo lo mencionado en mente para aplicarlo desde la llegada, puede ocurrir o simplemente le encantará, con los niños uno nunca sabe.

¿Listo para el cine?

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *