fbpx

La llegada de un bebé arco iris

Después de una tormenta sale el arco iris, así sucede cuando un pequeño nace tras experimentar una pérdida.

Por: Alegra Ocampo

El término se acuñó en Europa y se esparció rápidamente al continente americano, para referirse a los pequeños que llegan tras la pérdida de forma involuntaria durante la gestación, muerte fetal o después de que nació y falleció en un corto período. Una vez que la tormenta cede, aparece en la vida de la familia igual que un arco iris.

Crear una nueva vida, es una experiencia llena de múltiples sentimientos positivos y negativos. La carga se hace más pesada cuando se suscita una muerte y los padres sienten que un milagro se manifiesta en sus vidas, cuando por fin el ansiado hijo llega a la familia.

Esa pareja que sufrió la pérdida atravesará por devastadoras situaciones, como en una tormenta, de repente parece que la calma se avecina y nuevamente los rayos iluminan el cielo y la lluvia se torna más fuerte. De hecho cuando el recién nacido arriba a casa todavía se vislumbra una ligera llovizna.

Luz en la oscuridad

En realidad ese pequeño es como una antorcha que ilumina el nebuloso pasado, que atravesaban los padres, abuelos, tíos y demás familiares; sin embargo, algunos procreadores se sienten culpables por el entusiasmo que experimentan ante la llegada del nuevo vástago.

Soporte en el embarazo

Los cambios hormonales provocan ansiedad e irritabilidad en algunas gestantes, situación que suele agravarse cuando el embarazo precede a una pérdida; en estos casos se sugiere buscar ayuda:

- Lo primordial es pedir la asistencia continua del ginecólogo, para preguntarle sobre los avances o externarle temores, en busca de soluciones y tranquilidad.
- Si deseas retrasar la noticia del embarazo a familiares, para no alentar emociones o evitar preguntas incomodas, estás en tu derecho. Es una decisión que deben tomar en pareja.
- Buscar asesoría de un terapeuta, también es importante.
- Mantener abierta la comunicación con el padre, también es vital. Ya que un hijo es producto de la pareja y los necesitará a ambos.
- Así como cada cuerpo es diferente, cada embarazo también, por tanto no temas, mejor disfruta la nueva gestación con las precauciones adecuadas.
- No dejes que la culpa se apodere de ti, si sientes emoción por el movimiento del bebé en el útero, disfrútalo.
- Es probable que el miedo se vuelva tu compañero, por eso es importante confiar en tu médico, para que te ayude a despejar dudas y no afecte tu vida diaria.

- Prepárate para la abrumadora carga de emociones, pues en un solo día pasarás de la ira a la felicidad e incluso al cansancio. Tal vez meditar, sea una opción para mantener tu mente centrada y disfrutar el día a día, mientras el chiquitín crece en tu vientre.

Y sobre todo recuerda está permitido que seas feliz, mientras notas como tu cuerpo comienza a transformarse y ese nuevo ser se prepara sorprenderte igual que el arco iris.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *