fbpx

La cuna perfecta

Será un elemento importante en la habitación del bebé, te damos las mejores recomendaciones para elegirla. La cuna perfecta.

Por: Sabrina Zavaleta

Cuando llegues a la tienda encontrarás una variedad de cunas, pero ¿cómo saber cuál es la elección ideal? ¿Qué ventajas debe tener? ¿Sólo hay que guiarse por el color? Antes de sacar la cartera para pagar debes considerar algunas recomendaciones.

Primordial seguridad

En ella pasará largos períodos, ya que al inicio de su vida los pequeñines duermen más de lo que te imaginas. Es importante que lleves una cinta métrica en tu bolso, pues necesitarás realizar algunas mediciones y más vale ir a la segura:

  • Antes de salir de casa mide el ancho de la puerta de la habitación, para que te cerciores de que pasará por ella sin problemas.
  • Los barrotes laterales no deben estar separados más de cinco centímetros, con lo cual evitarás que piernas, brazos o incluso su cabeza se atoren.
  • Lo más conveniente y seguro es que las barandillas no sean abatibles, pues cuando crezca el chiquitín podría quitar los seguros y caerse.
  • Busca una de líneas simples, sin remates en los bordes como tornillos filosos que puedan lastimar al nene, pues en menos tiempo del que supones se apoyará en las orillas para levantarse.
  • Agita la cuna en la tienda para asegurarte si el marco está flojo o suave, ya que representará un peligro con el uso constante de un niño en el interior.
  • Elige una que tenga un soporte de metal para el colchón, es más eficiente.
  • Si optas por una cuna con ruedas, verifica que tenga frenos para bloquearlas, lo que impedirá que el angelito la mueva con sus impulsos.
  • La pintura o barnices no deben ser tóxicos.

Pruebas al colchón

  • Asegúrate que tenga un espesor de 15 centímetros al menos.
  • Es importante comprarlo al mismo tiempo que la cuna, para comprobar que se acomoda perfectamente y que el pequeño no podrá introducir sus dedos o mano entre los bordes. Si te es fácil sumergir dos dedos tuyos, entre la cuna y el colchón, no tiene un ajuste seguro.
  • También es importante comprar sábanas que encajen a la perfección, si quedan flojas o muy justas es posible que tu hijo las jale y se enrede en ellas.
  • De acuerdo a las normas de seguridad infantil, no requiere almohada para dormir hasta los dos años.

Evita las de segunda mano

La cuna perfecta es una inversión que vale la pena, si aceptas la que sirvió a otro chiquitín, puedes correr el riesgo de que los laterales o herrajes, estén debilitados por el uso

o incluso por la humedad del almacén. Tampoco es recomendable que use un colchón usado, pues es probable que tenga zonas comprimidas por el empleo anterior y no será efectivo.

Seguridad

Al instalarla en casa, también toma precauciones:

  • Es vital confirmar su ubicación, debe tener fácil acceso, para prevenir choques con objetos por las noches, cuando está oscuro y evitar un accidente.
  • Aléjala de enchufes eléctricos, cortinas o cuerdas de persianas.
  • Prohibidas las lámparas a los costados y extensiones alrededor de ella, podrías enredarte en sus cables y tropezar.
  • Cuando el bebé logre sentarse es momento de quitar los móviles de su alcance, podría jalarlos y tirarlos.
  • No es aconsejable colocar un edredón, pues creará una temperatura alterna e incluso subirá la temperatura del nene.
  • Los peluches y almohadas están prohibidos cuando un niño se encuentra en su interior.

Con estas indicaciones lograrás que la cuna sea un lugar confortable, protector y seguro. La cuna perfecta

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *