fbpx

Herencia responsable

Herencia responsable. Los niños son una esponja que siempre está dispuesta a absorber de su entorno, especialmente de sus padres que son lo más cercano y obvio, sus modelos favoritos.

Por: Emmy Kelly

Herencia responsable ¿Eres un buen ejemplo o le envías mensajes erróneos? Todo lo que aprende tendrá que ver con su futuro, si le inculcas buenas enseñanzas como sentirse seguro de sí mismo le brindarás armas poderosas. Pero si lo que observa en casa no siempre es positivo, seguirá modelos erróneos que no sólo causarán confusión sino también infelicidad en su vida adulta. Así que cuidado con tus acciones frente a él.

Adicción al móvil

Herencia negativa: 74% de los internautas se conectan al internet diariamente a través de su móvil, en total pasan una jornada laboral junto a él, es decir, ocho horas y un minuto; sólo le dedican 2 horas y 58 minutos a cinco redes sociales, de acuerdo con un estudio sobre los hábitos de los internautas en México de la Asociación de Internet.mx ¿Tu formas parte de este porcentaje de adictos al celular?

Legado útil: Los estudios demuestran que en promedio un niño de dos años es hábil para usar el celular o la Tablet, provocando que sus conexiones neuronales cambien y creen otras que perturbarán su concentración y autoestima. Además aprenden a obtener lo que deseen con sólo presionar una tecla, lo que evitará que controlen sus impulsos y a su vez el fomento de una personalidad adictiva. Los juegos lúdicos con niños de su edad, entre los dos y cuatro años pueden crear conexiones neuronales en su cerebro que les ayudarán a establecer vínculos emocionales eficaces con otras personas.

Críticas constantes

Herencia negativa: observa constantemente que no te sientes contenta con tu imagen en el espejo, que te quejas de la llantita que podrá generarte una rebanada de pastel o que los jeans ya te quedan apretados por cenar más de lo normal.

Legado inútil: poco a poco le enseñas a encontrar miles de defectos frente al espejo, lo que afectará su conducta personal y disminuirá su autoestima e incluso provocará que no quiera comer. Lo mejor es hablar de lo bien que te sientes tras el ejercicio o de tener una nutrición que benefician su cuerpo, su mente y hasta su vista.

Cuidado al conducir

Herencia negativa: aunque vaya en el asiento trasero, se percata de lo que sucede al frente, desde como conduces alocadamente, si te peleas con otros conductores para ingresar inadecuadamente a otro carril. Lo mejor es controlar tus impulsos combativos.

Legado útil: manejar con un niño, en el auto, debe hacerse responsablemente y se convierte en un medio para enseñarle a ser cortés con los peatones, respetar los límites de velocidad al igual que las señales e incluso le aleccionarás para no correr riesgos innecesarios. Siempre conversa con él de lo que haces al volante.

Alimentación emocional

Herencia negativa: si el descubre que te das un atracón de helado después de una pelea con papá o cuando te sientes decepcionada, le enseñarás que puedes sentirte bien a través de la comida y aprenderá a usarla como un paliativo emocional.

Legado útil: enséñale cómo lidiar con la frustración. Tal vez, salir a caminar o realizar una actividad en conjunto como jugar con la pelota tras una pelea, mejorará tu estado de ánimo. Es importante evitar las riñas frente a su hijo, si ocurren, pidan disculpas frente a él, para no tensarlo innecesariamente.

Alto al cuchicheo

Herencia negativa: continuamente te observa cuando criticas a su abuela o comadreas con tus amigas al teléfono sobre lo que ocurrió en la oficina. Repetir historias negativas sólo baja tu nivel de energía y provocará que tu pequeño quiera imitarte e incluso generar un aprieto, si llegara a repetir a su abuela lo que dijiste de ella.

Legado útil: lo mismo aplica para los programas de televisión con chismes de artistas; en vez de fomentarlos, cuéntale una historia o vayan a la cocina a preparar un panqué, es vital que comprenda la importancia de realizar actividades en familia.

La perfección no existe

Herencia responsable. Mostrar que el mundo es color de rosa tampoco es realista; probablemente se te escape una mala palabra, cuando un motociclista se atraviesa incorrectamente en tu camino; tal vez sea importante que le digas que eso no se debe hacer y que tú no volverás a hacerlo. Pero sobre todo no lo repitas para que practiques con el ejemplo.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *