fbpx

Estrategias para lactar en público

Hay diversas y variadas opiniones al respecto; sin embargo, estás en tu derecho de lactar a tu hijo en lugares públicos.

Por: Clara García

Para que esta actividad no se convierta en dolores de cabeza, sigue nuestras recomendaciones que te ayudarán.

Para iniciar debes entender que no hay motivos de avergonzarse. Esta tarea será sencilla y rápida si te sientes cómoda. Tal vez en los días normales, puedas planear tus salidas para regresar a casa a la toma del bebé; sin embargo, en vacaciones será necesario alimentarlo en lugares públicos.

Con nuestros consejos la labor será todo un éxito

1- Practica en casa, no es nada descabellado. Al realizarlo frente a un espejo podrás darte una idea de los movimientos a realizar para que tu busto no sea evidente. Te aseguramos servirá para relajarte e incluso logrará que el nene se acostumbre a estar cubierto mientras come.

2- Elige las prendas adecuadas, el brasiere para lactancia es básico, pues fácilmente podrás desprender el tirante con la finalidad de iniciar la labor de lactancia. Blusas de tirantes a tono con un suéter serán tus aliados efectivos, pues permiten libertad de movimiento y ayudan a ocultar.

3- Acostúmbrate a llevar una mantita ligera y nunca salgas sin ella; no sólo ocultará el proceso de lactancia, también evitará que tu pequeño se distraiga y suelte el busto ante la mirada atónita de asistentes a sitios públicos.

4- Realiza pruebas en casa con todas las prendas que pienses usar desde blusas, suéteres y mantitas, te permitirá darte cuenta si en realidad son funcionales o cambiarlas.

5- Nunca esperes a que tu pequeño muera de hambre, pues además de enfrentar su llanto tendrás que lidiar con la desesperación de ambos, mientras toda la concurrencia del lugar voltea a verte. Ante los primeros signos de hambre instálate para que puedan lograrlo con calma.

6- No pierdas tu tranquilidad, recuerda que los bebés recién nacidos apenas están familiarizándose con el agarre al busto; por ello, es fundamental el uso de una mantita que les permita a ambos libertad de movimiento. Tal vez cuando crezca y que ya sea un experto cambies a un suéter a tono con tu blusa.

7- Evita ver a los demás, tal vez la gente mire en otra dirección, mientras tú sientes que eres el centro de sus miradas y podrías irritarte.

8- Recuerda que tu pequeño es muy sensible, si tú estás angustiada o estresada se lo transmitirás y no sólo se pondrá irritable, es probable que se suelte a llorar con lo cual aumentará tu nerviosismo. Así que lo mejor es calmarte, como si nada pasara a tu alrededor.

Esa gente que estás viendo en restaurantes o establecimientos no son conocidos tuyos y probablemente nunca los volverás a ver en tu vida, así que no te sientas intimidada.

Poco a poco serás toda una experta en esta labor.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *