fbpx

Dulces sueños

La rutina del sueño y la línea Ricitos de Oro Lavanda y Lechuga, lograrán que tu hijo descanse.

Por: Alegra Ocampo

¿Por qué son importante las rutinas? A pesar de que no hable, le ayudan a aprender acciones. Además las repeticiones continuas logran que se sienta seguro, pues ya sabe que va a ocurrir e incluso le brindan tranquilidad. Conforme crezca si hay cambios en casa como una mudanza o el ingreso al kínder o la guardería, las rutinas le aportarán estabilidad a su mundo.

¿Cuándo establecerlas?

Las primeras seis semanas de vida de un bebé no se requieren, pues prácticamente come y duerme. Sin embargo, después de ese período es necesario introducirlo en las rutinas, estará listo para llevar un patrón regular para comer, jugar y dormir. La rutina del sueño le servirá para relajarlo lentamente, mientras que lo prepara para dormir profundamente. No sólo lo estarás preparando para el descanso, también establecerás un vínculo con él mientras que le prodigas caricias y amor.

Rutina en acción

Convierte a la línea Ricitos de Oro Lavanda y Lechuga en tu cómplice, pues gracias a sus activos desvanecerá la ansiedad, el estrés y la irritabilidad de tu hijo. Paso a paso con su ayuda conseguirás dormir al pequeño. Considera que requieres al menos una hora y 15 minutos para el ritual:

  • Prepara la tina con agua tibia, para introducir al bebé.
  • Retira la ropa y el pañal, mientras platicas con él, usa un tono de voz suave, para

    inducirlo a la relajación.

  • Para lavar su cabello y fortalecerlo usa el Shampoo Ricitos de Oro Lavanda y

    Lechuga. Es libre de parabenos.

  • Frota suavemente su cuerpo con el Jabón Ricitos de Oro Lavanda y Lechuga, su

    aroma lo relajará.

  • Sácalo de la tina y sécalo, con pequeñas palmaditas.
  • Asegúrate que la luz de la habitación esté más tenue.
  • Hidrata su delicada piel con la ayuda de la Crema Corporal Lavanda y Lechuga

    Ricitos de Oro.

  • Dale un delicado masaje con el Aceite Corporal Lavanda y Lechuga Ricitos de Oro.

    Aumentará su calma.

  • Vístelo con su pijama mientras le cantas.
  • Dale su última toma de leche, mientras escuchan una suave música.
  • Seguro quedará somnoliento, estará listo para ir a la cuna.
  • Puedes leerle un cuento, mientras se queda dormido.

    Recuerda implementarla en los mismos horarios, incluso si sales de vacaciones, evitarás que se alteren sus patrones de sueño.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *