fbpx

Divertido regreso a clases

A pesar de que no sea el primer día de kínder, es importante prepararlo para el nuevo ciclo escolar.

Regresar al kínder es atemorizante sin importar si ya fue al colegio. Se acaban los horarios flexibles y hay que volver a la rutina. Es vital efectuar al menos una semana antes esquemas similares y otras prácticas, a fin de evitar que la primera semana de clases sea una tortura para ambos.

Lo ideal es convertirlo en toda una celebración para que olvide el miedo y se entusiasme por la nueva etapa escolar.

Retomar amistades

Mediante una pequeña reunión con sus amiguitos de la escuela, será fácil armarla sólo proporciónales unos saludables snacks, como paletas congeladas de yogur o smoothies, para que armen un rompecabezas al medio día. Otra genial idea es preparar una tarde de cine en casa, ofreciéndoles una pizza con agua de frutas, para que coman mientras disfrutan la función. Le permitirás recordar los buenos momentos e incluso servirá para actualizarte con las otras mamás.

Rutinas a la vista

Al menos una semana antes báñalo, acuéstalo y levántalo en el mismo itinerario que llevaba durante el curso escolar. Servirá para crearle estabilidad y volver a equilibrar sus horarios de sueño. Te aseguramos que no tendrás que enfrentar una batalla campal porque no se quiere dormir y tampoco habrá llanto para levantarlo de la cama los días de escuela.

Divertido horario

Recuerda que los niños responden mejor ante las actividades divertidas, así que coloca una agenda semanal en su habitación, con encantadoras ilustraciones e indicaciones de horarios y acciones como: levantarse de la cama, desayunar, lavarse los dientes, ordenar la habitación, leer un cuento, comer e incluso puedes darle estrellas para pegar cada que efectué una actividad, se entusiasmará al llenar el tablero. Uno de esos días armen un plan para la semana de clases con estampas, reglas y colores. Quedará fascinado.

Estación de snacks

Un día de la semana programa una visita al súper con él y compra snacks para la escuela, como barras de granola, verduras, botecitos de leche o yogur, frutas deshidratadas y frutos secos. Colócalas en una zona especial con un letrero “snacks para la escuela”. Si te gusta hornear, puedes elaborar junto con él galletas integrales. Al término empaquen y coloquen en la estación.

Día de pícnic

Sorpréndelo y llévalo al parque a tomar un refrigerio, pero guarda la comida en una lonchera para él y otra para ti. Cosas sencillas como un croissant con queso y un vaso de leche con cocoa, deben ser los alimentos. Empaca en una canasta un mantelito, servilletas y tal vez alguna golosina como una alegría. Coloca todo delicadamente mientras le pides que te pase las cosas. O siéntalo en casa en la barra de la cocina al medio día, con los mismos detalles para que su estómago vuelva a acostumbrarse a los horarios del lunch.

Compras especiales

Involucrarlo en la elección de los zapatos o calcetines y hasta los útiles, es una buena idea para que se anime aún más.

Mientras van por el centro comercial, platícale que habrá otro maestro y probablemente distintos amigos. Indícale que será muy afortunado al conocer gente nueva; servirá como preparación para socializar de vuelta al colegio.

Dichas actividades también te ayudarán a bajar los nervios, pues sabemos que las despedidas y ver cómo crece es atemorizante para ti también. Pero, recuerda que ellos son muy sensibles a tu estado de ánimo, debes infundirles seguridad para que continúen su desarrollo escolar.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *