fbpx

Diferencias entre abdómenes

Por: Ida Núñez

Seguro que al ver a otras embarazadas comparas tu abdomen con el de ellas, en especial cuando cursan el mismo mes, lo real es que detrás de esas disparidades hay una explicación científica.

La principal es reconocer que cada embarazo es único; es decir, de uno a otro en cada mujer se presentan diferencias debidas a múltiples factores.

Importantes detalles

Te explicamos que hay detrás de las evidencias:

* A pesar de que el abdomen comienza a redondearse en el segundo mes, sólo la gestante puede notarlo.

* Entre la semana 12 y 16 esa pequeña protuberancia que delata la presencia de un bebé es evidente.

* Será hasta la semana 20 que probablemente se dispare el crecimiento del abdomen.

* Cuando existe poco tono muscular abdominal, cualquier cambio de peso será más evidente.

* La posición del pequeño también influye, si tiene la espalda pegada a la columna de su mamá, probablemente se vea más picuda la panza debido a que él bebé coloca las piernas hacia adelante.

* Si el feto está colocado en vertical o cerca de la parte posterior del útero, será menos visible.

* En el primer embarazo al útero le toma mayor tiempo desplazarse hacia arriba y a la pelvis hacia abajo, por lo que no es visible el abdomen precozmente.

* Sin embargo, los segundos suelen ser más voluminosos pues los ligamentos ya se estiraron en el anterior embarazo, los músculos abdominales son más laxos y por lo regular se apreciará con mayor anticipación el abdomen.

* En embarazo de gemelos, el abdomen disparará su crecimiento en el séptimo mes haciendo parecer a la gestante como si estuviera a punto de dar a luz.

* Probablemente al final del tercer trimestre el abdomen no tenga un aspecto uniforme, lo que obedece a las diferentes posturas que adopta el pequeño y el espacio en el útero comienza a limitarse.

* El peso que tenía la madre al momento de embarazarse también influirá. Los especialistas no recomiendan un aumento mayor a 12 kilos para evitar complicaciones.

* La constitución de la pelvis juega un papel preponderante; si es estrecha el bebé se encajará menos por lo que el abdomen suele lucir más voluminoso.

* También tiene que ver con el peso de la gestante, es decir, si se trata de una mujer obesa, el abdomen será más notorio hasta final del segundo y principios del tercer trimestre.

Afecciones de la madre

Conoce dos de ellas que provocan como efecto colateral un aspecto diferente del abdomen durante el embarazo:

Útero retroverso: lo presentan dos o tres de cada 10 mujeres y se caracteriza por una orientación diferente del útero hacia la espalda, por lo que el abdomen puede lucir como una protuberancia, que gracias al peso del bebé tomará una posición más típica durante el segundo trimestre. El pequeño se desarrollará sin problemas, pero es necesario contar con la vigilancia del médico para detectar cualquier anormalidad en el crecimiento del feto.

Diástasis de rectos: durante la gestación los músculos del abdomen en crecimiento se estiran, lo que puede ocasionar que las dos grandes bandas paralelas de los músculos se separen por una distancia anormal y se le conoce como diástasis del recto. Según Mayo Clinic, suele provocar que el abdomen de la embarazada se hunda un poco y luzca como si estuviera cargando, mientras que al acostarse se verá casi puntiagudo.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *