fbpx

Diferencia entre listeria y toxoplasmosis

1

Por: Gabriela del Fueyo, farmacéutica, divulgadora de ciencia, salud, nutrición y belleza.

Alerta ante ciertos alimentos que pueden causarte algunas infecciones.

Recuerda que durante la gestación, el sistema inmunológico, en gran medida, es suprimido para evitar que el cuerpo expulse al feto, por ello, estás más expuesta a algunas bacterias contenidas en ciertos alimentos. Restringirlos de la dieta, es la clave para evitar inconvenientes. Conoce los problemas de salud que podrían provocar.

¿Qué es la toxoplasmosis?

El toxoplasma gondii es un parásito, la infección se adquiere básicamente al comer carne cruda o poco cocinada, que contenga quistes de dicho parásito. Otra fuente de trasmisión, es al consumir vegetales contaminados (por contener agua o tierra con dichos quistes). La contaminación a través del contacto con gatos domésticos, es poco frecuente.

¿Y qué ocurre en el embarazo? Pues que la infección pasa de forma prácticamente asintomática, ocasionalmente se presenta como una especie de gripa; sin embargo, a través de la placenta la infección suele afectar al feto. El paso de la enfermedad por la placenta, es más frecuente conforme avanza el embarazo. No hay riesgo cuando la infección materna se produce en el período preconcepcional (es decir, antes del embarazo).

Cuando se sospecha una posible infección materna, por alteraciones en la analítica o clínica compatible, hay que intentar confirmar si el feto está afectado o no; esto se hace, mediante una amniocentesis, la cual debe llevarse a cabo en las cuatro semanas posteriores a la infección de la madre,  siempre por encima de las 18 semanas de embarazo. Es probable que el médico indique tratamiento antibiótico desde el momento de la sospecha de infección.

Recuerda que para evitar la toxoplasmosis:

  • Consumir la carne bien cocinada y a fuego alto.
  • No comer ensaladas o sándwiches fuera de casa. Pela o lava bien las frutas y vegetales antes de cocinarlos y comerlos.
  • Desinfecta muy bien los lugares donde cocinas, así como los utensilios utilizados.
  • Si tienes gato en casa: evita la limpieza del cajón de tierra donde hace sus necesidades, no le des carne cruda para comer e impídele salga a la calle. El principal factor de riesgo, para que un gato sea portador del parásito a través de sus heces, es si se alimenta de roedores o carne cruda, algo muy raro en un gato doméstico, pero se debe tener precaución siempre.

¿Qué es la listeria?

La produce laListeria Monocytogenes, una bacteria resistente a temperaturas extremas y se encuentra en varios alimentos. La infección por esta bacteria es más frecuente en el embarazo, debido al estado de inmunodepresión, dicho de otra forma, la futura madre tiene las defensas algo alteradas y debilitadas, por lo que es más susceptible a infecciones.

El problema de esta enfermedad, es que la bacteria puede dañar la placenta y si la atraviesa, afectará al feto. Debido a su gran afinidad por la placenta, es mucho más frecuente aparezca, en el tercer trimestre del embarazo.

Suele ser algo frecuente en las épocas de calor. Normalmente entre los signos se presenta un cuadro inespecífico, parecido a una gripa, con algo de fiebre y malestar; pero en casi un tercio de los casos, es prácticamente asintomática. La forma de confirmar la infección es solamente mediante análisis de sangre.

Recuerda que para evitar contagiarte por listeria se debe:

  • Lavar bien todas las verduras, frutas y hortalizas que se vayan a comer crudas (ensaladas).
  • Cocinar los alimentos crudos de origen animal (carne y pescado) a altas temperaturas (a más de 50 grados celcius se destruye la bacteria).
  • Evitar consumir leche no pasteurizada o platos cocinados con lácteos sin pasteurizar; así como quesos tiernos o de elaboración artesanal.
  • No consumir mariscos crudos, preferir los enlatados o cocinados a más de 50 grados.
  • Limitar los platos precocinados.
  • Extremar la higiene en la cocina con los utensilios, así como lavar frecuentemente las manos mientras cocinas.
  • Limpiar y ordenar el refrigerador y no mezclar las carnes crudas, con las verduras o los platos ya cocinados.
  • No dejar los sobrantes a temperatura ambiente, después de comer. Recalentarlas bien, a más de 50 grados, antes de su consumo.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *