fbpx

Detecta si está estresado

Por: Clara García

¿Lo notas ansioso o nervioso? Descifra que detona ese problema y soluciónalo.

A pesar de su corta edad, él también es afectado por el estrés, pues está sometido a múltiples cambios, mientras se desarrolla y además es muy sensible a lo que le rodea. Sacarlo de sus rutinas, porque tuviste varias actividades en la calle o escuchar malas noticias en boca de los adultos, suelen detonar estos episodios. Así que investiga a fondo que sucede para reducir la problemática que genera.

Disparos de estrés
Debes saber que ese problema puede aparecer entre los ocho meses y tres años, descubramos que le provoca ansiedad, durante este período:

- Separación de sus padres o cuidadores; porque ingresan a la guardería o al kínder. Te aseguramos que se defenderá con dientes y uñas, cuando lleguen al destino final los primeros días.
- Entran en períodos de temor ante eventos naturales como el mar, las alturas, los animales, la lluvia e incluso la oscuridad.
- Un cambio de hogar o de escuela, pone de cabeza su pequeño mundo.
- Los exámenes escolares, son otro factor a considerar.
- Demasiadas actividades extra escolares.
- La pérdida de un familiar o un divorcio.
- El nacimiento de un hermano.
- Ver una película o libro con escenas de violencia.

Poca tolerancia
Ante los eventos antes mencionados, es probable que se sienta frustrado y presionado, por lo cual pueden presentar algunas conductas estresantes:

- Alteración en los patrones de sueño.
- Pesadillas y miedo al acostarse.
- Aumento de los berrinches.
- Dolores de cabeza y estómago.
- Náuseas ante ciertos alimentos.
- Chuparse el dedo o el cabello.
- Tics o movimientos ansiosos recurrentes.
- Estreñimiento.
- Comportamiento regresivo, moja la cama por las noches aunque ya no use pañal.
- Sensibilidad a los ruidos.
- Agresividad.
- Entra en pánico si no te ve.

Asistencia efectiva

Los pequeños detalles pueden generar cambios importantes y esa regla aplica perfectamente, para ayudarle a evitar esos picos de estrés, ante ciertas situaciones. Toma en cuenta las siguientes recomendaciones:

- Habla con él suavemente y explícale, aunque tu nene tenga un año. En pocas palabras aplica la empatía práctica. ¿Cómo? Transmite mensajes claros: “sé que no quieres ir a la guardería, pero tienes que ir por unas horas mientras yo trabajo”.

- Conserva las rutinas, trata de que duerma o coma a la misma hora. Llévalo al parque por las tardes y báñalo por las noches; de lo contrario al alterar dichos patrones, estará más cansado e irritable. Recuerda que a ellos les agrada predecir lo que va a suceder.

- Asegúrate que tome una siesta por las tardes, le reducirá los cuadros de hiperactividad y ansiedad, de acuerdo con un estudio realizado en Seattle. Ese corto descanso ayudará a su cerebro a retener información, por ello se sugiere su práctica aún en los preescolares; trata de programarla después de la comida, porque si es más tarde podría alterar su patrón de sueño nocturno.

- No lo sometas a muchas actividades en busca del desarrollo. A pesar de su energía inagotable necesita espacios de ocio, que puede usar para jugar o platicar. Así que no llenes su tarde de clases extra. Tú también tómate tiempo para disfrutar con él.

- Ten cuidado con el tiempo de exposición, frente a los dispositivos móviles y vigila la programación que ve, pues las malas noticias pueden alterarlo. Esta regla también aplica a los papás, ya que logran exponerlo involuntariamente a episodios de miedo o dramáticos, con las series o películas que seleccionan.

- Ante un cambio de ciudad o escuela, plática con él antes de iniciar el proceso, con lo cual lograrás que pueda asimilar la noticia, pero no lo hagas todo de un jalón. Puedes empezar por leerle un libro de un animal que cambió de zoológico y después platicar con él.

- Por tu parte mantén la calma, recuerda que es sensible y si nota tu turbación, puede tornarse llorón o irritable.

- Abrázalo, platica con él y demuéstrale tu afecto. No tienes que gastar dinero, más bien invierte tiempo de calidad para que se sienta apoyado y querido.

Si los efectos adversos se prolongan por un largo período, será esencial acudir con su pediatra, para buscar un diagnóstico certero.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *