fbpx

Despierto a los 4 meses

No es una broma, cuando el pequeño llega a esta edad ingresará por fases del sueño y comenzará la fiesta nocturna nuevamente.

Por: Emmy Kelly

¿Cantaste victoria antes de tiempo?

A los tres meses por lo regular el bebé es capaz de dormir una noche corrida, sus requerimientos de sueño nocturno en algunos casos son de siete a 12 horas; lo cual hace posible que ni siquiera pida comer cada cuatro horas, para despertar hambriento entre cinco y seis de la mañana.

Sorpresa a la vista

Es entre los tres y cuatro meses que puede presentar una “regresión”, como la denominan algunos expertos, pero tiene un porqué científico: conforme crece necesita alimentación menos frecuente y tampoco habrá que cambiarle el pañal tan seguido, así que los lapsos de sueño se prolongan primero a cuatro horas, después a cinco y continuarán sucesivamente hasta que duerma un período de 10 a 12 horas continuas.

Afortunadamente cuando despierta por las noches a los cuatro meses, es una manifestación de que ha comenzado a madurar cognitiva y emocionalmente, por lo que estará más atento al mundo que le rodea, su sueño se volverá dinámico y atravesará diversas fases.

Las nuevas etapas del sueño siguen un orden predecible, tendrán un lapso de 90 a 120 minutos a medida que se desarrolla, al final de cada ciclo ocurrirá un leve despertar, que le ayudará a verificar que se encuentra bien, hasta que pase por esos ciclos cinco veces, como los adultos.

Felicidades, esta “regresión” que en realidad no lo es manifiesta que ha ingresado en el “mundo adulto del sueño” tendrá fases profundas y activas, por lo que despertará a intervalos regulares por la noche.

Además ya ha descubierto que hay un mundo fascinante alrededor suyo, por lo cual se puede convertir en un reto lograr vuelva a dormir para que esta fase sólo sea pasajera, pues únicamente debe durar de dos a cuatro semanas.

Pequeño inconveniente

Lo primero que debes verificar es la suficiencia en sus tomas diurnas, que pueden verse alteradas al percibir el paso del perro, o al observar que está un juguete vibrante, frente a él, que llaman poderosamente su atención y logran que suelte el pecho; que suele traducirse en un chiquitín hambriento por las noches, por no haber ingerido la dosis adecuada para nutrirse.

Sólo es cuestión de que midas cuanto tiempo pasa succionando en el día y si notas que son episodios menores a cinco minutos, esfuérzate por eliminar las distracciones mientras lo alimentas durante el día.

Fase temporal

Para que sólo sea un estado pasajero, es necesario seguir una serie de estrategias orientadas a lograr se acostumbre a las nuevas fases del sueño, las cuales evitarán se vuelvan una fiesta nocturna para él y una tortura para los padres. ¿Listos?

* No implementes nuevas rutinas para dormirlo, usa las tácticas que siempre te han funcionado.

* En el caso de que no tenga rutina del sueño, este es el momento ideal para implementarla: báñalo, dale de comer y cuéntale un cuento o cántale una canción de cuna; todo en la misma secuencia y a la misma hora, diariamente.

* Anota en un diario cuanto pasa entre cada lapso de sueño, no deben ser menores a una hora ni mayores a dos horas.

* Trata de no sacarlo de la cuna, puedes cantarle mientras acaricias su cabeza para arrullarlo suavemente.

* No le des juguetes, pues como está descubriendo nuevas cosas, el querrá continuar jugando en vez de dormirse.

* Se flexible, si quiere lactar no se lo niegues, pero no lo conviertas en una rutina entre cada fase, porque entonces estarás implementando la regresión tú.

Si el lapso de fases despierto se prolonga más allá de los cinco meses, lo mejor es consultar con tu pediatra.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *