fbpx

Descongestiónalo ante un resfriado

Decodifica si es un resfriado y desaparece algunas molestias, incluida la congestión nasal eficientemente.

Por: Clara García

A pesar de tratar que tu hijo viva en una burbuja alejado de enfermedades, los bebés menores de un año aún deben desarrollar su sistema inmunológico, por lo que en ese lapso pueden sufrir entre seis y siete resfriados. Si hay más niños en casa la cifra puede aumentar hasta 10, pues se contagian fácilmente.

La buena noticia, es que cada vez que se enfrente a un nuevo virus, sus defensas se fortalecen. Debes saber, que es una de las causas más comunes por la que los niños, en edad preescolar faltan al kínder e incluso los adultos al trabajo.

 

D. ¿Cómo detectar si es resfriado?

R. De acuerdo con Mayo Clinic, los síntomas que lo evidencian son:

- Nariz congestionada.

- Secreción nasal y estornudos.

- El moco puede espesarse y pasar de la claridad a un tono amarillo o verde.

- Disminución del apetito.

- En el caso de los lactantes, tienen problema para lactar o tomar el biberón debido a la congestión nasal.

- Episodios de tos que producen moco.

- Irritabilidad.

- Fiebre.

- Dificultad para dormir.

 

D. ¿Cuánto dura un resfriado?

R. Aproximadamente entre 10 y 14 días, por lo regular no es nada grave que requiera de atención médica.

 

D. ¿Cuándo llamar al médico en caso de resfriado?

R. Los síntomas que lo justifican son:

- Bebés menores de tres meses.

- La fiebre aumenta a más de 38.5 ºC.

- Los episodios de fiebre han rebasado los dos días.

- Tiene dificultad para respirar, lo demuestra con silbidos.

- Somnolencia inusual.

- Dolor de oído.

- Los síntomas empeoran.

- Se encuentra débil para comer.

 

D. Por lo regular la congestión nasal causa irritabilidad, falta de apetito y sueño, ¿cómo descongestionar la nariz?

R. Una serie de medidas serán de gran eficacia, prueba una o varias dependiendo de las necesidades del bebé o infante menor de cinco años:

- Trata de que no esté acostado por largos períodos, pues la posición empeora el problema. Procura mantenerlo sentado. Si aún es un bebé, prueba a colocar algunos libros en las patas superiores de la cuna para crear una ligera inclinación.

- Los bebés no tienen la fuerza necesaria para expulsar las flemas a través de la tos; sin embargo, antes de bañarlo abre la regadera para que la habitación se llene de vapor, cuando ingreses con él lograrás que el aire caliente, afloje la mucosidad de la garganta y el moco fluya por la nariz.

- Prueba a darle un baño antes de acostarlo, para que pueda dormir mejor por la noche.

- Un humidificador mejora el ambiente en casa, lo ideal es emplear uno que emita vapor frío, para evitar que aumente el calor que podría empeorar la congestión nasal, de acuerdo con los expertos.

- Sienta al pequeño en tu regazo y con la palma de tu mano hueca, prueba a darle ligeras palmaditas en el centro de su espalda, así conseguirás que expulse las flemas al toser.

- Experimenta con una solución salina, acuesta al pequeño de lado y envuélvelo en una toalla. Humedece con la misma solución las fosas nasales, para que sea fácil retirar la mucosidad, además de limpiar las fosas nasales. Introduce la boquilla en un orificio nasal y aprieta el pulsador, presiona suavemente para provocar que el líquido salga por el otro orificio. Repite la operación del otro lado.

- Tratándose de bebés en ocasiones es necesario el uso de un aspirador nasal, pero lo recomendable es no emplearlo más de dos veces al día, pues podría generar sangrado. Procura hacerlo antes de darle de comer o dormirlo.

 

D. ¿Es necesario medicarlo?

R. Los niños menores de dos años no deben tomar medicamentos para el resfriado, a menos que el pediatra los indique. Los medicamentos de venta libre podrían ser útiles para infantes mayores de dos años, no para acortar el resfriado, sino simplemente para reducir la severidad de los síntomas como nariz congestionada, estornudos, lagrimeo, comezón en la nariz y la garganta. Una opción podría ser Sensibit RIN, solución pediátrica para niños de dos a cinco años; lo ideal es consultar con el pediatra antes de administrarlo para que indique la dosis adecuada.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *