fbpx

Cuando entiende el ¡NO!

Los expertos aseguran que aunque no hable es capaz de entender y por su propia seguridad, una de las primeras palabras que debes enseñarle es No, ya que marcará límites.

Es entre los seis y nueve meses, es que el bebé entiende el significado de algunas palabras, de acuerdo con una reciente investigación realizada por la Universidad de Pensilvania. En el estudio participaron 33 pequeños de entre seis y nueve meses y les pidieron a sus papás (que tenían los ojos vendados) que les dijeran los nombres de algunas frutas y partes del cuerpo, observaron que a pesar de no hablar fijaban su vista en el objeto mencionado. Los resultados se compararon con estudios realizados a nenes de entre 10 y 20 meses, con lo cual quedó demostrado que desde los seis meses son hábiles para comprender.

Por: Sabrina Zavaleta

Más que inteligente

La realidad es que comprende expresiones antes de que logre recitarlas. Aunque los psicólogos creen que los niños comienzan a entenderlas alrededor de su primer cumpleaños; específicamente entre los ocho y 12 meses, las conversaciones adquieren un significado especial, según la Academia Estadounidense de Pediatría.

La importancia del NO

Entre los ocho y 12 meses de edad se lanzará a descubrir el mundo pues ya gatea, así que peligros le acecharán por lo que es importante no sólo despejar su camino, también hacerlo comprender el NO. A los 10 meses es más receptivo al aprendizaje y está listo para recibir su primera lección de disciplina.

Será sencillo colocar tapones en los enchufes eléctricos. Sin embargo, no podrás evitar que sienta fascinación por el gato y que trate de jalarle la cola o meterle el biberón al perro, que tome un mechón de tu cabello entre tus manos y no lo quiera soltar.

Correcto e incorrecto

Es vital mantener la calma, hay situaciones que es posible dominar y otras que se salen de control y es momento de decir NO. Veamos cuales son las soluciones sin entrar en conflicto, ya que sólo necesita aprender la diferencia entre lo permitido y lo que no es inadecuado.

* Si te jala el cabello, puedes tomar su manita para abrir sus dedos y darle un juguete para entretenerlo.

* Cuida que las mascotas no estén cerca de él, mientras gatea o da sus primeros pasos.

* Evita reírte cuando haga acciones indebidas, ya que después no comprenderá cuando pongas límites.

* Por lo regular una distracción obra milagros y evita un berrinche descomunal en un centro público como el súper. Si quiere tomar una caja colorida, enséñale las llaves que hacen ruido.

* Recuerda que es un pequeñito, así que no seas demasiado rígida.

Camino a la independencia

Una vez que cumpla el primer año y hasta los dos años, es momento de empezar a implementar el NO, ya es apto para comprender límites.

* Durante esta etapa su necesidad de descubrir el mundo es imperiosa y se sentirá frustrado cada vez que le digas que no.

* Nunca bajes la guardia ante su seguridad, es importante que comprenda que la plancha está caliente y es peligrosa.

* Los berrinches se convertirán en una constante pues no sabe expresarse, pero un abrazo puede desvanecerlos.

* Es importante que hables pausadamente mientras le explicas que no puede llevarse todos los libros que quiere.

* Mantén las reglas, no le permitas un día brincar del escalón y al siguiente restringirlo, sólo lo confundirás.

* Prohibido gritarle, a menos que se trate de una situación grave, como cuando está tratando de jalar un juguete y se le vendrán encima otros.

* Retira de su alcance los objetos que puedan ser un peligro.

* Golpear, será una táctica que implementará para tratar de salirse con la suya, como cuando tiene que comer y quiere seguir jugando. Es importante que le expliques que los golpes duelen y que es necesario que coma.

* Por lo regular muerde cuando se siente frustrado o ve invadido su espacio, antes de decirle NO, explícale serena pero firmemente que tendrán que guardar los juguetes, porque es momento de ir a la ducha a jugar con otros juguetes en la tina.

* Evita decirle NO, es mejor si tratas de negociar o preguntarle que prefiere entre una cosa u otra. Marca las acciones positivas.

* Procura seguir sus rutinas al pie de la letra, recuerda que las repeticiones le brindan seguridad y evitan se comporte irritado.

Poco a poco entenderá la importancia de los límites, no bajes la guardia especialmente por su seguridad.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *