fbpx

Congestión nasal y sus causas

Puede convertirse en algo más grave en un bebé, debido a que su sistema inmunológico todavía no es muy fuerte.

Por: Sabrina Zavaleta

¿Sabías que una congestión nasal en los pequeños no siempre significa un resfriado? Ocurre por la acumulación de moco e inflamación nasal. Imagínate si para ti es incomoda una congestión nasal, lo que experimenta un bebé incapaz de hacer mucho para deshacerse de ella, puede complicarse. Te vamos a dar las claves para tratarla.

D. ¿Cuáles son los síntomas de una congestión nasal en nenes, menores de tres meses?
R. Son varios:

- Secreción nasal constante.

- Ruido al respirar, similar a un silbido.
- Ronquidos mientras duerme.
- Cuando ya puede manipular sus manos, se frota la nariz repetidamente.

- Estornudos frecuentes que suelen intensificar el problema.
- Se toca constantemente los oídos, puede ser un signo de que le duelen.

- Tiene moco verde por más de dos semanas.
- Come menos, incluso rechaza el pecho.
- En algunos casos hay temperatura de más de 37.5C

D. ¿Existen varias causas de la congestión nasal?
R. En efecto pueden ser diferentes los responsables:

- Su nariz es muy pequeña, al grado que una mínima cantidad de mucosidad suele obstruir fácilmente las fosas nasales. Cuando son menores de dos meses, sólo logran respirar por la nariz, porque aún no tienen la habilidad de hacerlo por la boca cuando se obstruye. Si no ha dejado de tomar la leche materna, no es muy grave la molestia.

Tip: prepara una solución salina con 100 ml de agua hervida y 5 gramos de sal, disuelve, toma un mililitro con la jeringa y aplica con una suave presión a los costados de las fosas nasales, para que la mucosidad pueda ser retirada con tus dedos. Prepárate para que el chiquitín llore en el proceso.

- Aire acondicionado, el aire frío o caliente causa la congestión fácilmente, por ello se sugiere no usarlo en habitaciones o autos, frecuentemente.

Tip: un humidificador en la habitación del chiquitín suele ser de gran ayuda.

D. ¿La congestión nasal es síntoma de alguna enfermedad?
R. Ciertamente, algunas de las posibilidades de la inflamación nasal y exceso de mucosidad obedecen a:

- Resfriado, por lo regular es la más común pues existen más de 200 virus que la provocan. Dichos microorganismos causan el resfriado y son los responsables de

espesar la mucosidad, dando origen a inflamación del revestimiento interno de las fosas nasales, lo cual genera una restricción de flujo de aire y congestiona. Es muy probable que se acompañe de estornudos, tos, fiebre ligera e irritabilidad.

- Sinusitis, cuando una infección invade los senos paranasales, se crea un exceso de moco. Desafortunadamente se multiplican los virus dentro y por ello se genera espesamiento de la mucosidad e inflamación. Una de sus características es que el moco es oscuro, hay dolor de cabeza, fatiga e incluso problemas para dormir.

- Alergias, se producen por variaciones de clima muy frecuentes en los cambios de estación, del otoño al invierno o de primavera a verano por la profusión de polen en el aire. En estos casos también puede presentarse irritación en los ojos, urticaria y dolor de estómago.

- Amígdalas inflamadas, son la primera puerta de defensa del sistema inmunológico y al infectarse generan la congestión nasal. Al agrandarse crean presión en las fosas nasales, las constriñen e impiden una correcta respiración.

- Asma, cuando hay antecedentes familiares es probable que el pequeño la padezca. Un virus respiratorio en los pulmones, es otro de los detonantes o cuando se contraen infecciones virales con frecuencia en bebés menores de seis meses, pues sus vías respiratorias son pequeñas y es fácil que se bloqueen. Además de la persistente tos, puede jadear al jugar y presentar dificultades para tragar e incluso una coloración azulada en cara, labios y uñas.

Si sospechas o vislumbras algunos signos indicadores de algo más que una congestión, lo mejor es acudir rápidamente con el pediatra, para que valore la situación de tu hijo, indique el tratamiento a seguir y así evitar se convierta en una enfermedad más seria.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *