fbpx

Cómo hacer que mi hijo coma

Cómo hacer que mi hijo coma, la alimentación es un proceso complicado para algunas mamás, que puede convertirse en obsesión, pero lo más importante es identificar sus tiempos, necesidades y sobre todo armarse de paciencia.

Te damos una guía para lograrlo.

Por: Claudia Rodríguez Acosta, Psicoanalista

 

Con la llegada de los hijos, algunos temas que pasaban desapercibidos o no significaban mayor problema en la vida diaria, de pronto, se convierten en un agobio.

Ser mamá es un proceso lleno de gratificaciones pero también de dudas y miedos; casi siempre las expectativas propias y ajenas, tienen un peso importante y los parámetros para comparar a bebés y niños están a la orden del día: cuánto DEBE pesar de acuerdo a su edad, cuándo DEBE caminar, cuándo DEBE hablar, cuánto DEBE comer, etcétera.

Sin darte cuenta, muchas de las expectativas que tienes sobre los hijos, giran en torno a un DEBER SER y hay ocasiones en las que esto obstaculiza que te conectes con él y sepas cómo son y cuáles son sus necesidades y ritmo particular, más allá de cómo deberían ser. Cómo hacer que mi hijo coma.

Cada niño es único

Es difícil permitir que cada infante siga su proceso particular de alimentación, sobre todo cuando médicamente existen parámetros indicadores de la cantidad y tipo de alimentos que el nene DEBE comer. Si bien esas medidas constituyen guías sanas y objetivas, para saber si se encuentra bien de salud, también ocurre que si son rígidas suelen convertirse en obsesiones y lejos de ser útiles, serán factores que provocarán muchísima ansiedad y culpa.

Toma conciencia; al igual que cada adulto es distinto, también cada infante es diferente; algunos comen mucho, otros muy poco, unos prefieren lo salado, otros lo dulce, mientras que otros aceptan numerosas verduras cuando son bebés y otros las rechazan, etcétera.

Lo más importante es conocer a tu hijo y aceptarlo con sus tiempos y necesidades. La alimentación no tiene por qué ser un agobio; todo lo contrario, es una de las actividades más placenteras que hay y eso poco a poco tu nene lo aprenderá, siempre y cuando seas paciente y no lo obligues a comer

Sin tropiezos

Si el tema de la alimentación se complica en relación con tu hijo y médicamente no hay razón para angustiarse, entonces estas recomendaciones facilitarán tan vital labor:

  • Si crees que no come lo suficiente, escribe una lista de lo que ingiere en el día, reflexiona y anota, si verdaderamente no prueba nada de alimento o más bien su organismo le pide menos, en comparación con chiquitos que comen mucho.
  • Confía en que tu pequeño te pedirá comida cuando tenga hambre. Si estás muy ansiosa, trata de explorar tus miedos e ideas que tienes en relación a la alimentación y su salud.
  • Cabe resaltar que el aumento de peso es vital pero no hay que obsesionarse, mientras tu chiquitín crezca, juegue y esté sano, el que tenga un peso bajo no es un factor para agobiarse.
  • Los infantes con peso bajo tarde o temprano se emparejan con los demás, solo hay que ser pacientes. ¿A cuántos adultos con bajo peso conoces?
  • No conviertas la comida en un tema problemático, si tu tesoro está sano y no le apetece comer en abundancia; ya llegará el momento en el que quiera. Entre más lo presiones, menos aceptará la comida.
  • Mas que obligarlo a comer u obsesionarte con el tema, juega con él a preparar los alimentos, procura que esté presente cuando cocinas algo para que sus sentidos se estimulen y empiece a probar y reconocer aromas y sabores.
  • Reflexiona qué hay detrás de tu preocupación por la alimentación, descubre los miedos e ideas que asocias, puede ayudarte a disminuir la ansiedad.
  • No pierdas de vista que tu hijo es una personita diferente a ti, con necesidades, deseos y gustos propios.
  • Confía en él o ella y en tu trabajo como mamá, el que tu pequeñín coma poco no quiere decir que estés haciendo mal las cosas.

El objetivo no es que tu hijo coma, sino que tú puedas estar tranquila para conectarte con él, respetar sus tiempos y sus gustos y transmitirle el placer por comer.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *