fbpx

¿Cómo detectar el autismo?

Aunque la causa es desconocida, uno de cada 300 niños puede presentarlo. En nuestro País, cada año aparecen en promedio 6,000 nuevos casos. En cualquier padecimiento es importante detectarlo oportunamente para dedicarle atención adecuada.

Recientes estudios revelan que cuando el espectro autista (TEA), como también se le conoce, es detectado desde bebé, es probable revertir los síntomas y disminuir la gravedad de los mismos.

La Asociación Americana de Psicología reporta que la intervención temprana brinda mejores resultados a largo plazo, por lo que es ideal tratarlo antes de los seis años.

Por: Sabrina Zavaleta

De acuerdo con un estudio canadiense publicado en el International Journal of Developmental Neuroscience, se puede predecir con notable precisión en bebés de 12 meses el desarrollo del autismo; no obstante que entre los 200 participantes había pequeños con apenas seis meses de edad.

En México hay alrededor de 37,000 niños con esta enfermedad, según una investigación del Instituto Politécnico Nacional.

Asistencia oportuna

Sólo el 80% de los diagnósticos efectuados con procedimientos médicos son efectivos, por lo que se requiere de la observación de los padres. Básicamente es vital vislumbrar deficiencias en la reciprocidad socioemocional.

Señales
Algunos detalles en su comportamiento, suelen ser una alarma a considerar:

No hay sonrisa: entre el primer y el tercer mes, sonreirá cuando te vea hacer la mueca en tu rostro; pero, si no ocurre prueba a mantener la cara seria y después efectúa una sonrisa exagerada, sostenla e intenta varias veces. Espera hasta los seis meses para ver resultados.

Pobre contacto visual: por lo regular el instinto de un bebé es buscar el rostro de los padres, a los tres o cuatro meses es capaz de sonreír si aparece uno de los dos progenitores; en el caso que las expresiones sean nulas por parte del chiquitín, es motivo de alarma y búsqueda de atención médica.

Deficiencias en el seguimiento: otro detalle a considerar es que los objetos de colores vibrantes llaman poderosamente su atención; sin embargo, si no los sigue, si los pasas de un lado a otro o pierde rápidamente el interés en ellos es otro signo de alarma.

Sin reacción a su nombre: es emocionante cuando los padres notan que el chiquitín voltea o sonríe al escuchar que lo llaman por su nombre. Lo que ocurrirá entre los siete y nueve meses a más tardar.

Nula atracción por los juegos: al mostrarle juguetes o peluches no muestra interés, ni trata de tocarlos o de extender las manos para que lo cargues. Entre los seis y nueve meses debería estar preparado neurológicamente para reaccionar ante esos estímulos.

Ausencia de balbuceos: al año debe intentar conversar a través de ruidos destinados a llamar la atención, como chillidos e incluso señalar lo que desea con su mano o deditos. En algunos casos verbalizan alguna palabra y después cesan en su interés por comunicarse.

No dice nada: cuando llegan a los 24 meses no sólo debe decir palabras, ya es apto para articular pequeñas frases de dos o tres palabras. Desafortunadamente en estos casos es incapaz de lograrlo. Otro signo de alarma a esa edad es la construcción y expresión de breves frases y repentinamente sólo emplea una palabra con la finalidad de comunicar deseos diferentes.

Rutinas inalterables: cualquier cambio en los horarios para comer o del baño lo estresan o angustian e incluso lo tornan sumamente irritable. Es probable que tenga dependencia por las rutinas.

Fijación en objetos: suele llevar su vista hacia los ventiladores, partes del piso o el techo; presta fijación sólo por un juguete y en ocasiones únicamente por una parte de él.

Rechaza el contacto físico: no le gusta que lo toquen.

Busca un especialista

No quiere decir que la información que te presentamos es contundente; sin embargo, si notas algunos de los rasgos por un período de seis meses, sería ideal que acudieras con un especialista para que valore el caso.

La terapia física, de juego y ocupacional mejoran dramáticamente las conductas anormales, especialmente cuando se implementan a temprana edad.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *