fbpx

Coctel hormonal competente

Sin toda su ayuda no sería posible la gestación, el parto e incluso la lactancia. No juzgues mal su trabajo antes de conocer todas sus habilidades.

Por: Sabrina Zavaleta

En realidad las hormonas son aliadas, tal vez no todo lo que provocan te hace sentir bien; sin embargo, garantizan que el óvulo se implante y tu función metabólica trabaje de tal forma que el feto pueda desarrollarse, además preparan al cuerpo para la expulsión cuando el producto está maduro.

Construcción en movimiento

Descubre cómo funcionan:

* La hormona luteinizante y la folículoestimulante serán cómplices y logran que el óvulo fecunde. Después permanecen inactivas durante los nueve meses de gestación.

* Tras esta acción en conjunto, el óvulo comenzará a secretar la hormona gonadotropina coriónica humana (HGC), su labor consiste en indicarle al cuerpo que hay una vida en el útero y desafortunadamente no sólo será detectada en la prueba de embarazo, también provocará náuseas y vomito. Su labor no concluye, ya que suprimirá al sistema inmunológico para evitar que el bebé sea expulsado como un cuerpo extraño y le ayudará en su crecimiento.

* Además la HCG desencadena la acción de la progesterona, vital para que el cuerpo tolere el ADN del feto e impedir un aborto; también relaja los músculos uterinos, con lo cual asegura la implantación del óvulo. Es la responsable de hipersensibilizar el olfato y por tanto genera rechazo a ciertos olores. Es tan eficiente que estimulará el crecimiento del tejido mamario, suavizará los ligamentos y el cartílago como preparación para el parto.

* Para ayudar al feto a desarrollarse, la placenta estimula la producción de estrógeno que provocará que crezca el útero, aumento del apetito y cambios en la piel como las varices; además inhibirá la serotonina y logrará aumente tu sensibilidad, al grado que llorarás ante la menor provocación sin motivo aparente.

* El útero y el abdomen se expanden conforme el feto crece gracias a la relaxina, una asistente para laxar músculos, huesos y ligamentos como preparación al parto. Sólo que te inducirá a continuas visitas al baño y hará más lentas las digestiones.

* Obtendrás ayuda de la oxitocina, conocida como la hormona del amor que estimula las contracciones en el día del parto, también desatará tu instinto maternal para que puedas cuidar al recién nacido.

* No estarás sola para lactar, ya que la prolactina te proveerá la producción de leche y como un plus, el tamaño del busto aumentará.

Te habrás dado cuenta que es necesario tener a las hormonas como lo que son, valiosas asistentes en tu cuerpo durante el embarazo y posparto. Poco a poco volverán a la normalidad, tras los nueve meses, pero continuarán su alianza estratégica y no sólo permitirán que lactes, también conseguirán te adaptes a tu nueva personalidad como mamá.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *