fbpx

Cambios cada trimestre

 

Conoce las transformaciones que le aguardan a tu pequeño y a tu cuerpo.

Una vez que la concepción se realice, una metamorfosis ocurrirá dentro de ti física y emocional, te aseguramos que te sorprenderá.

Por: Ida Núñez

Primer trimestre

Duración: de la semana cero a la 12.
Desarrollo fetal: cinco o siete días después de la fecundación, se implantará en el útero y puedes llamarle embrión. Formará su tubo neural, el sistema nervioso, el cerebro, el corazón, los vasos sanguíneos, brazos, piernas, cara, nariz, ojos y oídos.
Dimensión: se transformará de una célula fertilizada a un feto en la semana 10, su estructura genética quedará determinada al igual que el sexo, color del cabello y ojos.
Emociones: te sentirás encantada, feliz, agotada y estresada.

Qué te ocurre:
- Náuseas o vómitos serán tus nuevos amigos, que son generados por las elevaciones hormonales. Evita las comidas copiosas y prefiere alimentos bajos en grasa; tomar un té de jengibre suele ayudar a la digestión, de acuerdo con Mayo Clinic.
- El cansancio y la falta de energía se dispararán debido al incremento de la progesterona, flujo sanguíneo y la disminución de la presión arterial. Realizar ejercicio si el médico te lo permite, podría elevar tu fuerza y estado de ánimo. Trata de acostarte una hora antes a dormir.
- Acudirás más veces al baño, ya que al aumentar la sangre en tu cuerpo, los riñones procesan un líquido adicional que tendrá que ser expulsado por la vagina. Importante: acudir a tus primeras citas ginecológicas y realizar la primera ecografía, para detectar si hay alguna anomalía cromosómica.

Segundo trimestre

Duración: de la semana 13 hasta la 26.
Desarrollo fetal: su corazón se escuchará latir en la semana 20, ya es capaz de abrir los ojos, sus huellas digitales ya se encuentran marcadas en manos y pies. Sus órganos reproductores están formados y un vello fino cubrirá su piel. Dimensión: pesará entre 45 y 800 gramos, medirá en promedio hasta 22 centímetros.
Emociones: te sentirás renovada y un nuevo brillo se verá en tu mirada.

Qué te ocurre:
- La fatiga ya no es un problema, ahora te sientes con bríos, puede ser el momento ideal para registrarte en clases profilácticas.
- Tu abdomen y senos comenzarán a crecer, es inminente comprar nuevos brasieres.

- Los cambios hormonales estimulan la melanina y como resultado aparece melasma en el rostro y la línea negra, se hace evidente en el abdomen. Es vital el uso de un protector solar.

- Las hormonas van a la alza y tu cuerpo produce más sangre, lo que ocasiona que las mucosas se hinchen fácilmente lo que provoca congestión nasal y hemorragias nasales
Importante: además de las visitas al ginecólogo, una segunda ecografía es vital para detectar cualquier anomalía en el feto.

Tercer trimestre

Duración: desde la semana 27 al final del embarazo.
Desarrollo fetal: te sorprenderá con sus primeras patadas, lo sentirás moverse mientras que su cabeza comienza a encajarse ligeramente en el área pélvica, los huesos de su cráneo se mantendrán suaves para facilitar el paso por el canal del parto. Logrará ver y escuchar mientras su cerebro evoluciona.
Dimensión: crecerá vertiginosamente pues llegará a medir entre 48 a 53 centímetros, al tempo que logrará un peso de 2.7 a 4 kilos.
Emociones: te sentirás más temerosa respecto a lo que sentirás en el parto. También es probable que seas presa de la ansiedad, hacia la recta final el cansancio te acompañará.

Qué te ocurre:
- Puedes quedarte sin aliento fácilmente o pasarás noches en vela, hacia la recta final del embarazo.
- La acidez estomacal se presenta como resultado de la relajación, entre el estómago y el esófago. Procura comer pequeñas porciones y evita los alimentos fritos o picantes al igual que las frutas cítricas.
- Nuevamente las hormonas provocan que se relaje el tejido conectivo, que mantiene en su sitio el área pélvica y genera molestias en la espalda. Alternar compresas frías y calientes suele ser de ayuda, de acuerdo con Mayo Clinic.
- Con el continuo aumento de la circulación sanguínea, pueden aparecer pequeñas venas rojas en rostro, cuello y brazos que también se conocen como arañas vasculares.
Importante: efectuar entre la semana 30 y 35 una tercera ecografía, para comprobar el crecimiento fetal, la cantidad de líquido amniótico y la placenta. Expón tus dudas con tu ginecólogo respecto al momento del parto.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *