fbpx

Baño eficiente y seguro

Simples detalles lo limpiarán y mantendrán en perfectas condiciones su piel y cabello.

El sistema inmunológico del bebé cuando nace aún está en desarrollo, lo cual significa que su piel es sensible y todavía no es muy eficiente para combatir los gérmenes del medio ambiente. Por lo que es importante extremar precauciones, el baño es ideal para eliminar impurezas y bacterias, sólo hay que hacerlo con delicadeza.

Por: Clara García

Calidad inigualable
Despejamos todas las incógnitas

D. ¿Qué tipo de productos debo elegir para el baño?

R. Lo ideal es buscar una línea formulada para tratar la delicada piel del bebé.

D. ¿Es necesario bañar al pequeño cuando sale del hospital?

R. Se encontraba en un entorno protegido y tampoco fue expuesto a superficies sucias, así que no pasa nada si decides bañarlo al siguiente día.

D. ¿Con qué frecuencia debo bañarlo?

R. Durante el primer mes lo ideal es hacerlo tres o cuatro veces por semana; es decir, cada tercer día. Si notas que le agrada puedes implementar el baño diariamente.

D. ¿Cuál es el momento oportuno para bañarlo?

R. Todo depende de su ánimo, busca un período en que esté relajado. Nunca lo hagas cuando tenga hambre o después de comer. Hay chiquitines que les ayuda a energizarse, así que lo ideal es hacerlo por las mañanas; en cambio a otros les sirve para relajarse, por ello se sugiere incluirlo en su rutina antes de dormir. Lo que es importante es programarlo a la misma hora diariamente.

Recuerda, a los chiquitines les agrada lo predecible de las rutinas, pues alivian el caos que les producen las diferentes situaciones a las que necesitan adaptarse como parte de su aprendizaje y desarrollo.

D. ¿Cuál es el mejor sitio?

R. La bañera es una excelente opción y lo más importante es hacerlo en una habitación cerrada, que no ofrezca corrientes, esté cálida y limpia.

Trucos infalibles

Los siguientes consejos te serán de gran utilidad para que todo transcurra en armonía:

- Apaga el teléfono, para evitar distracciones que deriven en un accidente.

- Retira de tus manos anillos, relojes o pulseras que puedan lastimarlo.

- Lávate las manos.

- Llena la bañera con aproximadamente diez centímetros de agua hasta que cumpla por lo menos seis meses.

- Asegúrate que la temperatura esté tibia entre 30-32°C. En caso de que no tengas un termómetro, introduce tu codo y debes sentir el agua cómodamente tibia.

- Nunca incorpores agua adicional, mientras tengas al bebé dentro de la tina.

- Quítale rápidamente las prendas para introducirlo al agua.

- Cárgalo con tu brazo doblado de tal forma que tu codo sostenga su cabeza y mételo lentamente al agua.

- Nunca sumerjas su cabeza, es mejor chorrearle agua por la parte trasera para lavarla.

- Frota suavemente su cuerpo con los limpiadores y una esponja.

- Presta especial atención en los pliegues para retirar restos de leche, vómito o caca.

- No lo tengas más de cinco minutos en el agua.

- Seca sus orejas delicadamente por encima y por detrás.

- Al sacarlo del agua envuélvelo con una toalla con capucha para tapar y conservar su cabeza y oídos calientes.

- Vístelo para que no se enfríe, pero cuida de que no quede agua en los pliegues de su cuerpo.

Te aseguramos que es súper sencillo lograrlo.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *