fbpx

Atención focalizada

Reconstruye tu cuerpo zona por zona después del parto y recupera la figura.

Por: Cecilia Valdez 

Es una realidad, los cuidados a ese chiquitín no te dejan tiempo ni para respirar; sin embargo, no te debes aventar al rincón del olvido, pues simples rutinas y algunos ejercicios lograrán que recuperes la figura, mejores tu ánimo e incluso te brindarán mayor energía para enfrentar los desafíos de la crianza.

¿Por qué incluir ejercicios en tu rutina de recuperación tras el parto? Te ayudarán a sacar ese estrés que te provoca la atención continua a tu hijo, al mismo tiempo evitarán que sufras depresión posparto y lo mejor, conseguirán que sea más rápida la recuperación de tu figura. Los médicos sugieren iniciar con las rutinas de ejercicio, hasta tres meses después de dar a luz si fue un parto vaginal, pero en el caso de una cesárea debes evitar los ejercicios de alto impacto, hasta cuatro meses después del nacimiento.

Plan de ataque
Estas sencillas rutinas cuentan con simples cuidados, tips de alimentación y posturas de yoga para que poco a poco tu cuerpo se vuelva a tonificar. Puedes trabajar por zonas para obtener mejores resultados. Es importante te dediques tiempo a pesar de las largas jornadas que implican cuidar a un bebé. Comenzamos:

Arriba el busto

¿Sabías que el escote no posee glándulas sebáceas? En efecto, además carece de soporte pues no cuenta con ligamentos, por lo que se vuelve flácido. Sufrirá alteraciones en el tamaño debido a la lactancia. La constante exposición al sol, degrada las fibras de colágeno y es por ello que las arrugas pueden aparecer prematuramente en el área.

Atención: aplicar chorro de agua fría tras finalizar el baño, es una excelente idea para tonificar. No olvides usar un sostén que no te quede grande ni chico, para que ofrezca el soporte adecuado. Además de aplicar crema hidratante es importante usar protector solar.
Tip nutricional: incluye en tu dieta verduras de hojas verdes como el arúgula, brócoli y espinaca que contienen fitoestrógenos y reducen las probabilidades de sufrir cáncer de seno, además de promover el tejido mamario.
Postura de yoga: Cobra o Bhujangasana, servirá para relajarte y te ayudará a mejorar tu postura.
- Acuéstate boca abajo sobre una colchoneta.
- Coloca tus manos bajo los hombros, de tal forma que tus codos queden doblados a los costados.
- Eleva lentamente el torso, hasta que los brazos estén completamente estirados y el abdomen separado del piso.

- Mantén la posición por 30 segundos y regresa al piso. - Realiza 10 repeticiones.

Abdomen plano

Tras amamantar al bebé, no hay mucho tiempo para ponerse en movimiento, pero transcurridos tres meses, puedes hacerlo poco a poco para deshacerte de la grasa abdominal, lo que a su vez conseguirá te olvides de dolores de espalda. Si sufriste una cesárea, es probable que tu ginecólogo te autorice iniciar una rutina de ejercicios después de seis meses, con la recomendación de evitar que cargues objetos pesados.

Atención: una de las claves es cuidar la postura, debes caminar con la espalda erguida, mientras sacas ligeramente los glúteos, lo que te obligará a contraer el abdomen.
Tip nutricional: olvídate del azúcar, ya que se convierte en grasa y se almacena en el cuerpo, especialmente cuando llevas un estilo de vida sedentaria, estado común los primeros meses tras dar a luz. Bebe una taza de té verde al día, que actúa sobre el sistema nervioso simpático y aumenta el gasto de energía, además incrementa las enzimas que intervienen en la quema de grasas, según información de The Journal of Nutritional Biochemistry.
Postura de yoga: Puente o Bandha Sarvangasana, es un ejercicio de estiramiento que logra estimular los órganos abdominales al tiempo que promueve la flexibilidad.

- Acuéstate sobre tu espalda.
- Dobla las rodillas de tal forma que trates que los tobillos toquen los glúteos.
- Separa lentamente los glúteos del piso al tiempo que elevas el abdomen y formas un ángulo de 45 grados.
- Debes levantar las vértebras de forma tal que el peso quede sobre la planta de tus pies y hombros.
- Regresa lentamente vértebra por vértebra al piso.
- Realiza 10 repeticiones

Afina tus piernas

Desafortunadamente también tendrán grasa tras el parto, pero no todo está perdido, con el tratamiento adecuado volverán a lucir torneadas.

Atención: inicialmente necesitas que tu cuerpo se adapte a las rutinas de ejercicio, por lo que se requiere iniciar con caminatas de treinta minutos, tus piernas te lo agradecerán e incluso evitarás se inflamen. Olvídate de usar pantalones ajustados o bragas que corten la circulación en la entrepierna.
Tip nutricional: ingiere una taza de té de jengibre te ayudará a quemar grasa, por sus propiedades lactogénicas que aumentan el suministro de leche. Posee una enzima digestiva conocida como zingibain que combinada con la enzima digestiva amilasa, contenida en la saliva, alivia los cólicos del recién nacido.
Postura de yoga: Árbol o Vrksasana, mejora la digestión, estira los tendones y ayuda a combatir el estrés.
Párate de pie con la espalda recta.

  • Flexiona la rodilla derecha llevando el talón de la misma hacia la parte más alta del muslo izquierdo.
  • Presiona la parte interna de la pierna con la planta del pie y los dedos mirando hacia abajo.
  • Lleva los brazos hacia arriba y junta las palmas de tus manos.
  • Inhala y exhala durante 30 segundos.
  • Realiza la misma postura, pero ahora con la pierna izquierda.
  • Repite 5 veces por cada pierna.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *