fbpx

¿Apto para usar zapatos?

Te encantaría que ya los usara, sólo asegúrate de no entorpecer su desarrollo si los lleva prematuramente.

Por: Ida Núñez

Los expertos aseguran que cuando empiece a caminar lo haga descalzo, pues le ayudará en su coordinación y equilibrio. Algunos infantes comienzan este proceso entre los nueve y 18 meses. Recuerda que cada niño es único al igual que su desarrollo. Es una gran realidad, constituye un avance de importancia en su vida, marcará una diferencia en la del chiquitín y los padres e iniciará su independencia.

Paso a pasito

- Mientras está asimilando el caminar lo ideal es que no use calzado. De acuerdo con la Asociación Americana de Pediatría, los nenes aprenden a desplazarse agarrando con los dedos el suelo y no requieren soporte para el arco.
- Sus terminaciones nerviosas de los pies, tampoco están completamente desarrolladas, por lo cual a pesar de lastimarse no sabrán que ocurre o cómo expresarlo.
- Sólo asegúrate de la inexistencia de pequeños objetos tirados en el camino, que puedan convertirse en armas potenciales y lo lastimen como canicas, piezas de juguetes y hasta croquetas de tus mascotas.
- Lo ideal es que camine él sólo sin ayuda, incluido calzado, durante las primeras ocho semanas de esa nueva etapa, pues necesita sentir el suelo para equilibrarse. - Tal vez requiera calzado para salir al parque, pero entre más camine descalzo mejor.

El calzado ideal

- Su primer calzado debe permitirle que mueva el pie lo más naturalmente posible, pero que actue como un escudo en las superficies irregulares, frías o rocosas.
- No debes escatimar en ellos, deben ser de calidad y de su talla adecuada para que no lo rocen o le lastimen. Los pies de los bebés aún son de cartílago y pueden dañarse fácilmente.
- Hasta los calcetines ajustados lo lastimarán fácilmente, debido a la delicada piel que posee, por lo que podría enrollar los dedos y no crecerían rectos. Así que también vigila que sean de su talla.
- Evita los zapatos de materiales sintéticos.
- Prefiere los de piel y de buena calidad, que le permitan respirar a su pie.
- No debe quedarle ni muy justo, pero tampoco suelto.
- Lo ideal es que tengan velcro, correas o cordones para ajustarlos al grosor de su pie y evitar que se deslice hacía adelante.
- Comprueba que no le lastimen el dedo gordo.
- Las suelas de goma son perfectas en esta etapa, ya que evitan se resbalen o deslicen fácilmente.
- Vigila constantemente que le ajusten correctamente, recuerda que en esa edad crecen vertiginosamente.

- Nunca vayas de compras con un pequeño hambriento o somnoliento, es importante que le midan el pie, observen el ajuste y cómo se siente el chiquitín. - Si le quedan chicos es probable que se le doble el pie por dentro.

Alerta roja

Observa si tu bebé presenta alguna de las siguientes señales indicadoras de que requiere ser revisado por el especialista:

- Los pies parecen hundidos hacia adentro o por el contrario para fuera.
- Sus dedos lucen deformados, es decir, uno o dos pueden doblarse debajo del otro.
- Existe algún tipo de enrojecimiento en ciertas zonas.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *