fbpx

Alimentación complementaria

A los seis meses es momento de empezar con los sólidos, sólo es cuestión de darle la porción adecuada y equilibrada para que los acepte sin oponer resistencia. Inicia la Alimentación complementaria.

Por: Emmy Kelly

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre los seis y los ocho meses el bebé está listo para incorporar en su régimen la alimentación complementaria, sugiere iniciar con dos o tres comidas al día; para aumentar a cuatro una vez que cumpla los nueve meses y hasta cinco al llegar a los 24 meses. Es importante hacer notar, que en algunos casos a los cuatro meses ya está listo para iniciarse en la alimentación con cuchara, su médico te ayudará a dictaminarlo.

Selecta variedad

La OMS determina que la alimentación complementaria debe incluir alimentos frescos, higiénicos, fáciles de digerir por el bebé -suaves- sin demasiada consistencia o trozos sólidos que puedan atragantarlo. Se aconseja iniciar con compotas de frutas, papillas de vegetales o de cereales infantiles. No obstante, esta etapa es crucial para introducir carnes, molidas o en puré, a fin de colaborar con la cobertura de nutrientes indispensables como hierro y zinc, además de disminuir las probabilidades de alergias alimentarias.

Claves precisas

Estos tips te ayudarán a brindarle una alimentación adecuada y nutritiva:

Completa: debe incluir alimentos de todos los grupos y ser variada. Equilibrada: trata de proveerle nutrientes de frutas, verduras y carnes. Suficiente: poco a poco es vital incrementar las porciones para nutrirlo.

Adecuada: el sabor, olor, textura y consistencia son importantes para que el nene descubra y aprenda a través de lo que come.

Sólo para quisquillosos

Los siguientes consejos lograrán que disfrute de los alimentos sólidos y que no sean episodios tortuosos:

  • Recuerda que no todos los infantes son iguales, así que probablemente no tenga la destreza digestiva e inicialmente no acepte más que una o dos cucharadas. Para un principiante es aplaudible.
  • Los sólidos en la etapa inicial son sólo un complemento, es necesario que continúe con la lactancia materna o su leche de fórmula.
  • A pesar de que no hable verbalmente, sí lo hace con sus gestos, obsérvalos. Por ejemplo, si avienta la cuchara es probable que ya esté satisfecho.
  • Estudios demuestran que en ocasiones es necesario darle a probar hasta 10 veces un nuevo sabor para que lo acepte; así que tendrás que ser paciente e insistir hasta lograrlo.
  • De acuerdo con la Universidad de Murcia en España, una vez que ya come variedad de verduras, es momento de incorporar las proteínas en pequeñas dosis de 20 ó 30 gramos.
  • Después de que ya acepta los alimentos blandos, aproximadamente a los siete meses su intestino ha adquirido madurez y sus papilas gustativas están más desarrolladas. Por lo tanto, ya es apto para aceptar combinaciones de alimentos en las papillas.
  • Si llegara a despertar por la noche, la regla es sólo brindarle leche, ya sea materna o de fórmula.
  • A los ocho meses, ya dominará el agarre de pinza y estará listo para comer trocitos de fruta, pan o galleta que pueda tomar con sus dedos pulgares e índice.
  • Cuando llegue a la edad de 12 meses, cambia la textura de los purés a semisólidos pues ya está listo para empezar a masticar.

Alerta roja

Podrás detectar si tiene intolerancias cuando presente síntomas como diarrea, vómito, distensión o gases. Inmediatamente hay que suspender el alimento o combinación que lo provocó y acudir con el médico.

Una correcta alimentación complementaria contribuye al desarrollo del aparato digestivo, brinda nutrientes, le enseña a distinguir olores, colores, sabores, texturas y temperaturas; además e timula su desarrollo psicosocial y fomenta hábitos de alimentación saludable.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *