fbpx

A sus pies

Por lo regular no les prestas la debida importancia, sin embargo, son muy importantes para el desarrollo psicomotriz y además lo soportarán toda su vida.

Por: Clara García

¿Sabías que los pies de los bebés están compuestos de cartílago? Por lo que tienen una suavidad y flexibilidad espectacular. Inicialmente son planos, pues los chiquitines nacen con una capa de grasa en el arco, que se empezará a apreciar hasta que cumpla dos años. Una vez que estén completamente desarrollados tendrán 33 articulaciones, más de 100 músculos, tendones y ligamentos, además de 26 huesos; lo que equivale a la cuarta parte de huesos con que contará en todo el cuerpo. Sin embargo, seguirán creciendo hasta que sea un adolescente.

Atención intensiva

Los huesos no terminarán de desarrollarse durante el primer año, por lo que requiere que les brindes ciertos cuidados:
- Asegúrate que los calcetines no le compriman los pies, para que crezcan sin limitaciones.
- Es importante verificar que en los mamelucos, tenga libertad de movimiento y evitar que los opriman. Si ese fuera el caso, es momento de cambiar de talla.
- Los zapatos tampoco deben apretarle, pues podrían sofocar el desarrollo del pie. - No es una buena idea heredarle los zapatos de su hermano, ya que los suyos tienen una forma propia y podrían desalinearlos; y es posible que no desarrolle una retroalimentación neuronal crucial a medida que aprende a caminar.
- La ropa de cama, calcetines y mamelucos deben estar confeccionados con fibras naturales como el algodón, que le permitirán respirar a los pies al tiempo que los mantienen cálidos.
- Al bañarlo siempre lava entre sus dedos y de igual manera seca en dichas áreas. - Corta las uñas en forma recta, pero no las dejes al ras pues su delicada piel podría irritarse.
- Cuando empiece a patalear a los tres meses, quiere decir que inició la evolución en el desarrollo motor. Pronto estará listo para rebotar en tu regazo, le encantará tocar suavemente una superficie e impulsarse. No lo coloques en columpios, pues retardan la evolución de sus pies, de acuerdo con la American Academy of Pediatrics.
- Pronto querrá introducirlos en su boca, aproximadamente entre el mes quinto y sexto. Anímalo, es una actividad que fortalece los músculos de las piernas para cuando tenga que pararse sobre sus plantas.
- Después de bañarlo no olvides humectarlos, pues carecen de glándulas sebáceas. Incluso es probable que luzcan descamados especialmente en estos meses fríos.
- Al empezar a gatear o sentarse hay que vigilar la postura de los pies, cuando se tumbe para que no estén en una postura inadecuada, recuerda que son sumamente flexibles.

Atención al caminar

Una vez que empieza a sostenerse sobre sus pies, estará a un paso de caminar y lo ideal es que no use zapatos, lo que le ayudará a desarrollar y ejercitar los músculos incluso de los tobillos.

Al principio caminará de puntitas, pero después sus dedos agarrarán el piso lo que le permitirá que sus pies se balanceen mejor.

Es ideal medir sus pies cada ocho semanas, para verificar cuanto han crecido y en el caso de ser necesario, comprarle un nuevo par de zapatos. Cuida que el calzado sea liviano y flexible.

Observa el desarrollo de pies y piernas, en cuanto detectes alguna anomalía es importante acudir con el médico, muchos problemas se evitan si se tratan a tiempo.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *